Cállese y no siga gritando más

¿Nos gusta vivir en un mundo irreal? ¿Nos gusta que nos mientan? ¿Que nos griten? No lo sé…, sólo sé que los políticos argentinos tienen una habilidad sorprendente para mentirnos… y los argentinos tenemos una habilidad sorprendente para creerles.

Me gusta cuando los políticos hablan claro. Hasta que les puedo perdonar que digan la bestialidad más grande del mundo. Pero si percibo que me están diciendo lo que realmente me quieren decir, me quedo tranquilo.

Me desespera cuando la mentira es evidente. Me desespera sentir que no tienen vergüenza. Que ni se toman el trabajo de mentirnos con clase, con alguna elaboración, con alguna intención de ocultar la intención. Me desespero cuando roban en vivo por televisión, frente a millones de argentinos que miran inmutables, sin siquiera tomarse el trabajo de esconderse aunque sea tímidamente.

Está bien, usted es un político y tiene que apropiarse del dinero ajeno para poder progresar. No me gusta esta realidad, pero lo puedo entender. Pero por favor, ¡hágalo a escondidas por lo menos! Tenga el decoro de ocultarse.

Cuidado, esto no es una amenaza. Esto no quiere decir que si lo agarramos infraganti lo vayamos a poner preso, o lo vayamos a denunciar…, no, esas cosas no pasan en un país sin justicia independiente como la Argentina. Todo se termina negociando…, sabemos cómo funciona.

Sólo se trata de una súplica basada en los “buenos modales”, en las “formas” que a todos nos intentaron enseñar cuando éramos niños. Señor político, señor amigo del poder, sólo le pedimos que tenga un poco de vergüenza…

Por eso cuando leí lo que dijo Cristina el pasado jueves me quedé tranquilo. Esta vez no nos mintió en la cara como suele hacer. Esta vez fue de frente y fue bien directa según reproduce el diario La Nación:

“La presidenta Cristina Kirchner desafió hoy al votante no kirchnerista. Mirando a cámara en la Casar Rosada, afirmó: “Asegúrense que ese al que voten les siga dando las cosas que ganaron en estos últimos 12 años. No se aceptan devoluciones”.

El mensaje de Cristina es claro: si usted recibe algún beneficio del estado, desde un negocio oculto, hasta un trabajo ficticio, un subsidio o cualquier otro regalo, tenga cuidado cuando vote este año.  El presidente que venga puede llegar a cortarle el beneficio. Cristina nos advierte, cuidado que no todo el mundo está dispuesto a regalar tanto como yo…

Más directo imposible, ¿no? Cristina es la jefa de la isla de la fantasía y asume su rol. Ella es que la persona que decide a quién regalar y a quién no. Y más importante, decide cuánto le va a regalar a cada uno.

Bueno, está bien, esto implica que hay algunas personas que reciben más regalos que otros. Por ejemplo los “amigos del poder”, Cristóbal López o Lázaro Báez, recibieron muchísimo más que la mayoría. Es cierto, pero bueno, qué quiere, ¿que le de a todos igual….? Todo no se puede amigo…, agradezca que Cristina está regalando cada vez más y no pregunte. Que si pregunta mucho, se acaba la fiesta….

Ante esta verdadera fiesta de regalos lo que naturalmente surge preguntar es, con un poco de mala intención es cierto…,  si Cristina está regalando usando su propio dinero. Es decir, si ella que es tan buena, tan justa y sensible está retirando dinero de su bolsillo para hacer estos regalos.

Se trata de una pregunta un tanto incómoda. Le diría que no corresponde hacer este tipo de preguntas a una “personalidad” como Cristina, votada dos veces por la mayoría del pueblo argentino. Algunos lo pueden interpretar como una “falta de respeto a su investidura”. Y yo los apoyo, pero vio como son los lectores de Inversor Global, jóvenes e irreverentes, no entienden mucho de respeto a la autoridad. Y preguntan nomas, no dudan….

Por supuesto que la respuesta a esta pregunta tan desubicada es negativa. No, para nada, Cristina no usa su dinero para regalar. Ella usa el dinero de otros. El suyo, el de su vecino, el mío, el de los empleados y suscriptores de IG…

Si, ya sé lo que estará pensando, ¿qué fácil es regalar usando el dinero de otros no? Sí, no puedo estar más de acuerdo con usted si está pensando esto. Pero no se enoje, nuevamente, el tema es claro, no hay mentiras en el medio. Nadie está ocultando cómo funciona el sistema. Todo se hace a la luz del día, por cadena nacional…, no es tan grave el tema.

Pero cuidado, esto no quiere decir que no respete que algunos lectores no estén de acuerdo con mi “comprensión” y hasta con mi cierta “complicidad”  con este sistema de regalos irrestrictos que implementa Cristina. Entiendo, no soy tonto, que regalar con dinero de otros es bastante fácil.

Y mire qué amplio que soy, que hasta entiendo que estas personas nos puedan plantear un desafío a aquellos que como yo somos un poco más crédulos. Nos pueden decir algo como: “¿Qué pasaría si le proponemos a Cristina y sus funcionarios que sigan financiando regalos billonarios como el mantenimiento de Aerolíneas Argentinas o el programa “Fútbol para Todos” cuando se vayan del poder en diciembre próximo?”.

¡Buena idea! No sería tan descabellada esta propuesta. Dicen que Cristina tiene fondos suficientes en paraísos fiscales como Seychelles o en inversiones inmobiliarias en Estados Unidos para continuar la fiesta. Y sus funcionarios seguro que con algún que otro “ahorro” se quedaron…. ¿Por qué no pueden seguir la fiesta luego de diciembre, pero usando su propio dinero esta vez?

Verá, le voy a ser sincero, llevo décadas de analizar a los políticos y sus reacciones, y créame si le digo que sospecho que este planteo no le va a caer muy bien a Cristina, sus funcionarios y sus amigos. Y hasta le digo más, yo sé exactamente cómo le van a responder.

Le van a empezar a hablar del legado de Perón, de la justicia social, de las conquistas populares, de la distribución del ingreso, de la maldad de las grandes corporaciones, de los países imperialistas, de Bush, del petróleo y de decenas de otras palabras y argumentos huecos y sin sustancia, que me hacen mal, muy mal escuchar…

No, está bien, Cristina, no se enoje, yo intento frenar a estos maleducados lectores de Inversor Global. No la vamos a provocar. No queremos que se enoje más. Usted siga regalando dinero que no es suyo. Lo podemos soportar…., estamos acostumbrados, esto no empezó hace diez años con su marido, lleva décadas. Sólo le pido un simple favor:  “Cállese y no siga gritando más….”

Le deseo un excelente fin de semana,

Federico Tessore

Para Inversor Global Argentina

Comments 3

  1. carlo
  2. Ema Mansi
  3. Federico Tessore Federico Tessore

Deja tu respuesta