Ajuste su cinturón: mercados emergentes en zona de turbulencias

Fueron el activo estrella de toda cartera de inversión, pero ahora están perdiendo terreno frente al dólar. Los inversores no confían más en ellos y viraron hacia otros horizontes. ¿En dónde hay que invertir hoy?

Hasta hace muy poco, los mercados emergentes eran el activo estrella de toda cartera de inversión. Muchos querían tenerlos en su portfolio y buscaban cuál era la mejor opción para incorporar: India, Vietman, Brasil y Rusia, todos tuvieron su momento de gloria.

Sin embargo, de pronto todo cambió. La imparable escalada del dólar puso fin al reinado de los emergentes y los volvió una alternativa poco atractiva para cualquier inversor. Entre devaluaciones y conflictos internos, las divisas de estos países fueron entrando en zona de turbulencias ante la supremacía del dólar.

De estrella a estrellados

Mientras la divisa estadounidense continúa su marcha ascendente y la Reserva Federal prepara el terreno para aumentar las tasas de interés, los emergentes no están pasando por su mejor momento:

  • En Rusia, la guerra con Ucrania, los asesinatos políticos y el derrumbe del precio del petróleo pusieron nerviosos a los inversores.
  • En Brasil, los escándalos de corrupción en Petrobras hacen tambalear a la economía y a las elites empresariales del país. El gigante sudamericano este año no registrará crecimiento.
  • En Turquía, el presidente denuncia al máximo funcionario del Banco Central de actuar a favor de especuladores extranjeros, ya que no ha rebajado las tasas de interés con celeridad.

Como puede ver, la situación no es óptima para ninguno de ellos y esto lleva a los inversores a reconsiderar su lógica de inversiones. Para colmo, sus monedas también acusan las consecuencias del fortalecimiento del dólar.

El real brasileño y la lira turca tocaron mínimos plurianuales frente a la divisa estadounidense, mientras que el rublo ruso continúa inestable tras haberse desplomado un 65%. Incluso monedas más sólidas como la rupia hindú o el peso mexicano cayeron bajo los efectos del dólar.

Además, durante los últimos cinco años los bancos centrales de los países emergentes tomaron mucha más deuda que las economías desarrolladas. Según explica un artículo de New York Times, ese apalancamiento basado en el dólar fue liderado por empresas ávidas de capital que sacaron provecho del deseo de los inversores de comprar bonos de alto rendimiento.

La deuda de corto plazo de Brasil se disparó de 47.000 a 112.000 millones de dólares. Y en Turquía, pasó de 56.000 a 95.000 millones de dólares.

Cuando el dólar era débil, esta estrategia tenía sentido. Pero ahora, que la moneda estadounidense está en máximos históricos, los inversores extranjeros se llevan su dinero a otra parte y esas deudas emitidas en dólares se vuelven difíciles de pagar.

Para los expertos, este y otros problemas se agudizarán a medida que el dólar siga en alza y la Reserva Federal aumente las tasas de interés. Por eso, ante estas turbulencias que pueden agravarse en el mediano plazo, los inversores empezaron a buscar rendimientos en los Estados Unidos, en detrimento de Turquía y Brasil.

¿Quiere saber dónde están las mejores oportunidades? En este apartado especial se lo contamos. Para acceder a él, haga un click aquí

Deja tu respuesta