Buffett le acerca 3 reglas sobre el mercado que usted debe seguir

En este artículo de Inversor Global, conozca tres importantes lecciones que lo guiarán hacia el éxito en los negocios.

Recientemente, el reconocido hombre de negocios Warren Buffett, presentó la famosa carta que todos los años escribe para sus socios. De su más reciente entrega, se pueden rescatar tres valiosos consejos que todo  inversor debe tener en cuenta.

La sabiduría en los mercados financieros de hoy

Regla #1.

Una acción es un negocio, no un pedazo de papel

Aunque la premisa fundamental del Oráculo de Omaha sigue siendo: “priorizar rentabilidad y no desperdiciar dinero”, éste hace énfasis en el valor intrínseco de una empresa, concibiendo sus acciones como unidades representativas del negocio. En ese sentido, admite que identificar este “valor intrínseco” no es tarea fácil. Sin embargo, los pilares fundamentales para definir la presencia o no del mismo, viene dada por las ganancias registradas por participación y la calidad de gestión empresarial.

La lección para el inversor con respecto a este tema, es que una acción representa la magnitud de las futuras ganancias de un negocio. Ese es el verdadero motivo por el cual vale la pena tenerlas y no por las posibilidades de capitalizar en función de su desempeño en el corto plazo, ya que esto último no guarda ninguna relación con el concepto de valor.

Regla #2.

Las acciones sirven de protección ante la inflación

No hay mejor manera de ilustrar este punto que con un ejemplo. Para ello, Buffett hace mención al desempeño del índice S&P 500 durante los últimos 50 años, el cual ha logrado avanzar un extraordinario  11.000% en ese período. En contraposición a ello, el dólar ha perdido un 87% de su valor en el mismo ciclo, lo que demuestra el poder del mercado bursátil como mecanismo de resguardo para el patrimonio personal en el tiempo.

Regla #3.

Volatilidad no es lo mismo que riesgo

Los inversores deben entender que la estrategia apropiada de inversión debe establecerse en función del momento que se viva en el mercado. En ese sentido, lo ideal es desarrollar mayor tolerancia a la volatilidad del mercado accionario que al mismo elemento en lo referente a bonos.

La volatilidad de las acciones, las convierte en un activo inapropiado para lograr objetivos en el corto plazo, mientras que si se trata de inversiones a largo plazo, el riesgo viene dado por el hecho de no poseer acciones en la bolsa.

Si desea conocer dos reglas de inversión adicionales del Oráculo de Omaha, acceda a este apartado especial que Inversor Global preparó especialmente para usted.

Deja tu respuesta