YPF busca los dólares que el gobierno argentino no tiene

En pleno ojo del huracán, la petrolera YPF apuesta por jugarse una emisión de deuda en torno a 750 millones de dólares para el mercado internacional. La colocación que será realizada por los bancos JP Morgan, Citibank e Itaú, ofrece una tasa de interés de 8,75% anual en dólares.

Esta vez figuran nuevas variables de peso en el contexto: la sombra de las negociaciones inciertas con los holdouts, precios del petróleo muy bajos y los riesgos subyacentes al cepo cambiario que influyen directamente sobre el pago de los intereses de los bonos. Estos factores impiden que la emisión sea de las magnitudes de oportunidades pasadas, en las que se ofertaron alrededor de 1000 millones de dólares.

El gran desafío de la firma estará centrado en tener más éxito que el propio Gobierno Nacional cuando en diciembre último salió a buscar dólares al mercado y fracasó en esa tarea.

YPF es el salvavidas estatal

En diciembre pasado, el gobierno intentó colocar bonos soberanos en divisa estadounidense  en el mercado internacional con el propósito de recaudar unos 3000 millones de dólares. Solamente recaudó 286 millones de dólares. Se trató del mayor intento de colocación de deuda luego del default selectivo decretado en julio de 2014.

Bajo este contexto YPF intentará revertir la historia (y el fracaso) con una nueva colocación de deuda.

La empresa, cuyo 51% está en manos del Estado, planea aumentar su capacidad de endeudamiento de 5000 millones de dólares a US$ 8.000 millones, lo que representaría un 60% más de margen de maniobra en este sentido.

La estrategia cumple dos objetivos: por un lado se busca contar con fondos frescos para financiar el desarrollo de petróleo y gas no convencional en Vaca Muerta (provincia de Neuquén); por el otro lado permitiría la entrada de dólares frescos a la Argentina, en un escenario donde las reservas del Banco Central  albergan un swap en yuanes y la escasez de divisas es una fuente importante de preocupación.

Fracasó la Argentina, ¿fracasará también YPF?

De acuerdo con Moody’s, los bonos de YPF fueron calificados en el nivel Caa1,  lo que representa siete posiciones debajo del grado de inversión en la escala y tres por encima del gobierno argentino. No obstante, desde la perspectiva de los inversores hay confianza, debido a la liquidez con que cuenta la empresa para pagar sus vencimientos.

Expertos como Luis Palma Cané, analista financiero y presidente de la firma de inversión Fimades, citado en un reporte de La Nación explicó que “YPF podría lograr su cometido si se considera que en mundo hay una fuerte liquidez por la reciente inyección de euros del Banco Central Europeo y debido a que bonos de países como Alemania y Japón ofrecen rendimientos negativos”.

Con respecto al caso de los inversores minoristas, Diego Martínez Burzaco, economista jefe de Inversor Global, considera queal tratarse de una colocación internacional, no es atractiva para este tipo de inversor debido a que en la misma participarán grandes actores institucionales y las cifras para poder comprar el bono son elevadas (desde US$ 50 mil en adelante)”.

En tanto, expresa que el éxito de la emisión representa un desafío importante en las circunstancias actuales. De cumplirse el objetivo, podría ser un buen indicio para catapultar el precio de la acción, por lo que en este caso, el inversor minorista si debe mantenerse atento.

De hecho, tras conocerse el anuncio, las acciones de YPF cobraron fuerza en la bolsa porteña y registraron un alza de 4,5%  y de 4,13% en Wall Street.

Si desea tener acceso a todos los detalles referentes a la nueva emisión de deuda de YPF, así como el desenvolvimiento de las acciones de la empresa en la bolsa, tenga en cuenta que Inversor Global le ofrece una guía completa con toda la información que necesita para ello a través del Newsletter gratuito, si aún no lo recibe, suscríbase haciendo un click aquí.

Deja tu respuesta