Usted puede ser el dueño del próximo Messi

¿Se imaginó alguna vez invertir en un jugador de fútbol? ¿Poner su dinero en una joven promesa que pueda convertirse en estrella del fútbol mundial? Si alguna vez fantaseó con esta oportunidad, en esta nota de Inversor Global le presentamos una herramienta perfecta para usted.

Se trata de un fideicomiso financiero que ofrece a los inversores la posibilidad de participar en una cartera de futbolistas de elite, seleccionados por un experto en el tema: Jorge Griffa. Si no le suena su nombre, quizás bastará decirle que fue quien descubrió a talentos como Gabriel Heize, Carlos Tévez y Fernando Gago.

Pero además, otro hecho garantiza su criterio de elección: todos los jugadores elegidos por él, enviados a clubes de Primera, llegaron al fútbol europeo. De hecho, tres de los que integran esta cartera ya integran el seleccionado juvenil argentino.

¿Cómo funciona?

De un total de  3.500 jugadores por año, se eligieron a los 70 mejores. Y de estos, se seleccionaron a los 22 con mayor potencial para triunfar. El fideicomiso es dueño de hasta el 25% del pase de cada uno de ellos y está valuado en 11,5 millones de dólares.

Dentro del grupo se destacan el volante central de Boca, Marcelo Meli, que está cotizado en 1,6 millón de dólares, Paul Fernández, Valentín Flores, Javier Mendoza y Alexis Montoya, entre otros cracks.

Según información que publica El Cronista, el ticket mínimo para ingresar al fideicomiso son 50.000 de dólares. Pero se puede entrar en pesos y pagando el dólar oficial. En este sentido, funciona como un dollar linked.

[Este es un bono en pesos, que se ajusta por el dólar oficial y que permite al inversor una cobertura contra la devaluación de la moneda doméstica contra la divisa estadounidense. Se paga y se cobra en pesos, pero ajustados a la evolución del dólar.]

La apuesta es por un lapso de dos años, momento en que se cobra la ganancia potencial en pesos según la cotización del dólar oficial en ese momento.

En cuanto a las ganancias, desde el fondo de inversión calcula que se puede obtener una TIR del 26% anual teniendo en cuenta un escenario conservador, mientras que para uno optimista este asciende al 59%.

En todos los casos, los cálculos conciben la pérdida anual de dos jugadores de reserva, ya sea por lesiones o por abandono, pero no por ventas o préstamos, con lo cual la renta podría ser aún mayor.

De este modo, se prevé que los principales ingresos del fondo sean las ventas o préstamos de estos 22 jugadores. Los inversores cobrarán dividendos cada seis meses, según cómo se mueva el libro de pases.

“Comprar un sólo jugador sería un riesgo grande por si se llegara a lesionar, aunque hay seguros que lo cubren. En cambio, al tener una cuotaparte sobre 22 futbolistas, el riesgo se diversifica mucho más. Aparte, el inversor sabe cuáles son y podrá ir siguiendo su rendimiento. Si lo desea, puede vender su cuotaparte antes del vencimiento en forma privada”, explicó Gabriel Sapio, titular del fondo, a El Cronista.

Si le interesa conocer más oportunidades de inversión para potenciar el valor de su dinero, puede encontrar más alternativas rentables en nuestro newletter gratuito. Si todavía no lo recibe, puede pedirlo haciendo un click aquí.

 

Deja tu respuesta