Su futuro está en peligro por culpa de la religión

Su futuro está en peligro por culpa de la religión

El judaísmo. El islamismo. El cristianismo. Tres religiones cuyas bases se encuentran fuertemente arraigadas en un pasado antiguo y que han logrado mantenerse vigentes a través de los milenios.

Aunque hoy en día, hay una mayor cantidad de personas que ha dejado de depender de creencias como éstas, quienes aún se aferran fuertemente a su religión han comenzado a descubrir que la realidad actual y la situación económica en la que se encuentran chocan fuertemente con las creencias y obligaciones.

Ellos, poco a poco, han comenzado a descubrir que su futuro y el de su familia están en peligro, porque el comportamientos en relación a sus gastos y sus ingresos son, en muchos casos, incompatibles con los mandamientos más estrictos de la religión que profesan.

Hipotecas, precios inflados, trabajos mal pagos

La revista Time publicó un extenso artículo que muestra la realidad de tres familias estadounidenses practicantes -una judía, una musulmana y una cristiana- y los enormes gastos y prohibiciones que tienen debido a su fe.

  • La familia judía

En primer lugar, este núcleo familiar conformado por dos padres y cinco hijos, deben pagar mucho más dinero por los alimentos que consumen, ya que deben ser kosher. El artículo indica que mientras el queso mozzarella que compra la madre cuesta 5 dólares, el queso común vale la mitad.

En segundo lugar, los hijos deben asistir a un colegio privado para poder ser educados dentro de la religión, algo que también obliga los padres a gastar grandes cantidades de dinero. A esto se suma la compra de una vivienda que quede cerca de la sinagoga -ya que no pueden usar autos durante el Shabat- y los gastos médicos de uno de sus hijos, que tiene una discapacidad.

  • La familia musulmana

Los musulmanes no pueden pagar ni recibir interés, por lo que quienes practican esta religión no pueden tener una tarjeta de crédito. Sin embargo, en Estados Unidos, tener este plástico es primordial. Además de este obstáculo -que también incluye la prohibición de adquirir un préstamo hipotecario o estudiantil- tampoco les permite invertir en bonos o en real estate.

  • La familia cristiana

La pareja mencionada en el artículo de Time, que dedica parte de su tiempo a servir a su iglesia cristiana, se dio cuenta recientemente de que aunque la religión les enseñó a evitar la riqueza, hoy es un error que pueden pagar caro.

No tienen ninguna prohibición en cuanto a invertir o a comprar productos que sean más caros que otros, pero sí donan dinero para su iglesia, además de que siempre aceptaron trabajos con los que les alcanzara para pagar sus facturas.

Sin embargo, no tuvieron en cuenta el futuro ni de ellos ni de sus hijos.

Aprenda de estos casos y trabaje por su porvenir

En Inversor Global quisimos traer a colación este artículo para que sea más consciente de los retos financieros que tiene por delante, de manera que pueda adelantarse y garantizarle a su familia una mejor calidad de vida, tanto hoy como mañana.

El ser un buen administrador de recursos, planificar y recorrer el camino de la independencia financiera puede ser totalmente compatible con su religión. Debe encontrar el equilibrio justo.

En el actual mundo financiero y globalizado en que vivimos, es posible encontrar instrumentos de inversión que le permitan alinear sus objetivos personales con los religiosos.

Considerando los principios esenciales de cada religión, es posible llevar a la práctica estrategias  para generar riqueza y lograr su bienestar.

Existen inversiones tradicionales (como acciones y bonos) e inversiones no tradicionales (como las startups, estrategias de emprendimiento de generación de riqueza y otras) que permiten conciliar los objetivos de todos tipo.

Lo más conveniente es que empiece cuanto antes a ahorrar y planear su futuro. De hecho, nuestros economistas expertos son su mano derecha para entregarle recomendaciones a través del Newsletter de inversiones.

Suscríbase gratuitamente para estar al tanto de opciones más específicas de inversión, a través de un click aquí.

Deja tu respuesta