Saque provecho de esta contradictoria inversión

Recientemente, el mercado de bonos europeos alcanzó niveles negativos históricos en sus rendimientos. Entérese de que se trata este fenómeno  y de qué manera puede afectar sus inversiones.

La reducción de las tasas de interés que se está dando en gran parte de los países de Europa es uno de los temas que domina la palestra pública en el ámbito financiero.

Para muchos, este tipo de política monetaria puede ser difícil de comprender, más aún cuando se habla de una emisión de bonos, cuyas tasas de rendimiento se encuentran en terreno negativo.

El desconcierto es lógico. Basta con plantearse el interrogante: ¿tiene sentido prestar dinero y al mismo tiempo pagar por el derecho a prestarlo? En el caso del inversor globalizado, resulta clave identificar los mitos y realidades en torno al asunto. A continuación, le explicamos cómo funciona una inversión en deuda con tasas de interés inversas.

Aunque parezca contradictorio

La ilógica disposición de los inversores de pagar a los emisores de deuda no es ni irracional, ni viene dada por aspectos alejados del sentido comercial de la transacción en sí. En la medida en que el Banco Central Europeo (BCE) se prepara para arrancar con su propio programa de compra a gran escala en las próximas semanas, algunos inversores esperan generar ganancias sobre el capital apostado en estos títulos con rendimientos negativos.

En esa línea, hay una gran variedad de motivos que justifican este optimismo. La variable referente a las tasas muy bajas representa un reto para las entidades financieras que prestan servicios a largo plazo. De hecho, varios bancos europeos han optado por hacer un recargo sobre los depósitos recibidos, por el simple derecho de mantener  estos fondos en sus arcas.

De esa manera, se evidencia que las políticas de emisión de deuda soberana de un país tiene un efecto derrame, que en este caso, puede traducirse en un debilitamiento del euro e impulso a los activos de renta variable, aspectos que pueden ser beneficiosos para el inversor.

Cabe destacar que, esta evolución de los mercados europeos trae como consecuencia un tira y aloje cada vez más intenso para quienes están posicionados en bonos del tesoro de Estados Unidos. Por un lado, los bajos niveles de retorno de Europa provocan el desplome de los rendimientos de estos títulos;  y  desde otra perspectiva,  un mejor desempeño de la economía estadounidense, en conjunto con la lejanía de algún acuerdo entre  la política monetaria de la Fed y el BCE, estimulan la divergencia.

Ante este fenómeno poco usual, que se ve acentuado por la ilusión de liquidez del mercado, el inversor debe mantenerse alerta. No olvide que se encuentra en un mundo en el que los pequeños ajustes sobre el sistema financiero pueden traer como consecuencia variaciones bruscas en el precio de los activos.

En todo momento, usted debe estar preparado ante una eventual sacudida del mercado bursátil internacional. Para ello, Inversor Global puede ofrecerle reportes especiales que le permitirán estar un paso delante de la dinámica de negocios a nivel mundial, a través de su Newsletter gratuito. Suscríbase a éste  haciendo un click aquí.

Deja tu respuesta