¿Por qué los grandes inversores huyen de las petroleras?

Entre amagues y rebotes, el precio internacional del barril del petróleo tambalea en una cuerda floja. Y en el medio de esa cuerda se encuentra usted, sin saber qué hacer ante una volatilidad que arrasa y confunde al mercado.

La decisión es una sola y depende de usted: quedarse o marcharse antes de que sea demasiado tarde, porque el precio del commodity puede mantenerse en los 50 dólares o hundirse hasta los 10 dólares, según la estimación de algunos analistas.

Ellos ya tomaron una decisión

El magnate mexicano Carlos Slim siguió los pasos de George Soros y ayer anunció que vendió una parte de la participación que tenía en la petrolera estatal argentina YPF.

A través de un comunicado presentado en la bolsa de los Estados Unidos, el tercer hombre más rico del mundo reveló que se desprendió de 10 millones de acciones que estaban en poder de la Inmobiliaria Carso y del banco Grupo Financiero Inbursa, dos compañías que forman parte del conglomerado que dirige Slim.

Pero si bien su participación en la petrolera se redujo del 8,2% al 5,6%, aún sigue siendo mayoritaria entre los capitales privados. Slim, su familia y sus empresas poseen ahora directa o indirectamente 22,07 millones de dólares en acciones de YPF.

Mientras que Soros Fund Management, el fondo que dirige George Soros, posee un 3,5% luego de haber vendido 17 millones en acciones de YPF a fines de 2014.

Por otro lado, Warren Buffett también tomó una decisión contundente: vendió sus participaciones en los grupos petroleros ExxonMobil y ConocoPhilipps por la fuerte caída de los precios del crudo.

El Oráculo de Omaha liquidó entre octubre y diciembre de 2014 toda su participación en ExxonMobil, valuada en 4 mil millones de dólares. Considerada una de sus favoritas, esta inversión había sido una de las principales apuestas de Berkshire Hathaway durante 2013.

Pero Buffett fue un poco más allá. También decidió reducir su participación en otras dos empresas del sector: la petrolera ConocoPhillips y el fabricante de equipamiento para la industria petrolera National Oilwell Varco.

La desinversión el sector petrolero coincide con el fuerte desplome registrado en el precio del crudo. Desde el pasado mes de junio, este cayó hasta un 50% de los 107 a los 53 dólares. Sin diferenciar expertos de novatos, la debacle del oro negro azotó el portfolio de miles de inversores.

Y usted, ¿qué debe hacer?

En un contexto de fuerte caída del crudo a nivel internacional, la industria petrolera se encuentra golpeada y deberá hacer frente a un período de ajustes y recortes en sus planes de inversión. En el corto plazo, nadie sabe lo que puede ocurrir. Pero en el largo plazo, las cosas pueden ser muy diferentes.

Si bien la venta de YPF por parte de Slim presenta una mala noticia para los deseos del Gobierno de atraer grandes inversores a la petrolera estatal, la compañía siguió subiendo en su cotización de mercado en gran parte por las expectativas y oportunidades que ofrece el yacimiento Vaca Muerta en el futuro -no sólo en en shale oil sino también en shale gas-.

Por eso mismo, si usted desea invertir en estas compañías para aprovechar sus precios de remate pero sin que la volatilidad afecte su capital, la apuesta debe ser a largo plazo.

La fórmula es comprar, mantener y esperar. Ser paciente, muy paciente, para en cinco o diez años poder ver los beneficios. Para saber en qué empresas se encuentran las mejores oportunidades, consulte el newsletter gratuito de Inversor Global. Si todavía no lo recibe, haga un click aquí.

Deja tu respuesta