No caiga en la trampa del dollar linked

En épocas de devaluación del tipo de cambio oficial, el bono dollar linked supo ser una buena alternativa de inversión como refugio. Pero ahora, con el precio del dólar planchado y el Banco Central que se niega a devaluar, el atractivo de este instrumento se esfumó por completo. ¿Por qué? Preste atención…

El dollar linked es un bono en dólares, emitido por provincias o empresas, que se paga en pesos según la cotización del dólar oficial. Esto significa que si el el billete verde sube, usted obtiene mayores rendimientos.

Sin embargo, en pleno año electoral y con el objetivo de salvaguardar la estabilidad financiera, el gobierno kirchnerista observa bajo una lupa el nivel de reservas, la inflación y el tipo de cambio. Ante este escenario, la posibilidad de una devaluación resulta inexistente porque el precio del dólar es la única ancla nominal de la economía.

La salida de Juan Carlos Fábrega del Banco Central a fines de septiembre de 2014 puso fin al ritmo devaluatorio que acumulaba el peso y dejó prácticamente fijo el tipo de cambio oficial. En consecuencia, Alejandro Vanoli asumió la presidencia de la entidad con una clara política cambiaria: evitar una brusca devaluación y defender la “flotación administrada”.

Desde comienzos de octubre del año pasado hasta la actualidad, el oficial subió apenas 25 centavos (pasó de 8,45 pesos a 8,70 pesos). Este escenario contrasta con el de enero de 2014, cuando la gran devaluación elevó 23% el precio de la divisa en tan sólo un mes.

En este sentido, el objetivo del gobierno apunta a minimizar los movimientos del peso contra el dólar para no repetir la experiencia de enero del año pasado y experimentar el traslado de la suba a los precios.

Por este motivo es que le decimos que no caiga en la trampa de los bonos dollar linked. La oportunidad de comprarlos ya pasó, y si no la pudo aprovechar en su momento, es mejor que no lo intente ahora.

La oportunidad está por venir

La recomendación para incorporarlos a su cartera de inversión es esperar al menos hasta las elecciones presidenciales, que serán en octubre de este año. A medida que se acerque 2016 y se abra la posibilidad de que se sincere el tipo de cambio oficial, este instrumento se volverá más atractivo para el inversor.

“En la medida en que haya algún tipo de convergencia con el oficial, y en la unificación del mercado, será más interesante invertir en instrumentos que estén atados al dólar oficial”, decía el economista Miguel Kiguel en una charla con Inversor Global el pasado mes.

Por el momento, es más rentable invertir en otro tipo de instrumentos que ofrece el mercado local y que usted puede conocer haciendo un click aquí. Pero si todavía no recibe nuestro newsletter, pídalo gratis aquí.

Deja tu respuesta