Las primeras cinco medidas del próximo gobierno

Por Federico Tessore

Si mañana domingo Cristina no anuncia un “autogolpe” en el Congreso como advierte la diputada Elisa Carrió, en nueve meses un nuevo presidente gobernará la Argentina. Algunas semanas atrás revisábamos en la nota llamada “Cuatro años para reconstruir las ruinas” los 21 grandes problemas que el próximo gobierno tendrá que afrontar.

Desactivar esa bomba de tiempo no será fácil. Por un tema de marketing político es improbable que los candidatos a presidente nos adelanten lo que tendrán que hacer si ganan las elecciones. Pero como en Inversor Global no tenemos miedo a adelantarle lo que puede pasar, hoy le contamos cuales podrían ser las primeras cinco medidas. Medidas que no serán populares pero que ningún presidente podrá evitar si desea reconstruir el país. Vamos con las medidas:

Medida 1: Fuerte reducción del gasto público

Un país no puede vivir para siempre con el exceso de gasto público que tiene la Argentina desde el año 2011. Por eso el nuevo gobierno deberá anular gran parte de los multimillonarios subsidios que inundan nuestra economía. Pero  además deberá despedir a cientos de miles de empleados públicos de los gobiernos estatales, provinciales y municipales. Personas que cobran un sueldo sin trabajar o sin desempeñar un empleo productivo.

Y eso no es todo, el nuevo presidente tendrá que cancelar gastos improductivos como el Futbol para Todos o el mantenimiento de empresas quebradas como Aerolíneas Argentinas. El recorte de gastos será drástico y afectará a todos los sectores de la economía.

Si, es cierto, si el nuevo gobierno toma estas medidas durante sus primeros días de gobierno corre el riesgo de caer en menos de 90 días…, pero lamento decirle que no hay otra salida. O recorta el gasto o el exceso de gasto termina con el país.

Eso sí, si el nuevo gobierno es inteligente buscará la forma de tomar estas medidas sin provocar un estallido social.  Ideas para lograr esto hay muchas, por ejemplo: Que anuncie el fin de los subsidios en un plazo de un año para darle tiempo a las personas para acomodarse a los nuevos precios. O que despida a todas las personas que tenga que despedir pero que les pague su sueldo por un año como máximo o hasta que consigan otro empleo.

Puede haber muchas más formas de implementar el ajuste con mayor inteligencia. Pero lo fundamental es que la nueva administración reconozca la realidad de que no hay país que pueda sostenerse si las personas no trabajan en empleos productivos o no pagan el costo de lo que consumen.

Medida 2: Disminución de los impuestos

Hoy la Argentina tiene un nivel de impuestos similar al de un país europeo con los servicios de un país africano. El nuevo gobierno deberá bajar los impuestos en forma sustancial si quiere conseguir que la economía entre en una senda sustentable de crecimiento.

La primera medida tiene que ser actualizar los mínimos no imponibles del impuesto a las ganancias. Hoy gran parte de los trabajadores pagan este impuesto. Aún las personas con bajos ingresos. Esto no tiene ningún sentido. Pero además habría que bajar todos los impuestos indirectos que existen y que completan una carga impositiva asfixiante.

De nuevo, ideas creativas para lograr esto de la forma más justa posible hay miles. Lo importante es que el nuevo gobierno se anime a comenzar a recorrer el camino. Eso será fundamental para que los argentinos productivos se animen a producir nuevamente. Y eso será fundamental para que la economía vuelva a crecer.

Sí, soy consciente de que estoy proponiendo que los políticos bajen el gasto y bajen los impuestos apenas asuman el poder. Una misión casi imposible si uno mira la Argentina con los ojos de la realidad actual. Pero una fácil de realizar si uno mira a la Argentina con los ojos del futuro.

Medida 3: Negociación y pago de la deuda en default

Argentina va a necesitar de mucho dinero para lograr la reconstrucción de un país en ruinas. Y hoy se da la particularidad de que el dinero sobra en el mundo. Nunca se vieron tasas de interés tan bajas ni tanto dinero sobrante en el mundo. Dólares sobran, como nunca antes. Si bien estaríamos sobre el final de este contexto global, el nuevo gobierno aún tendrá algo de tiempo para aprovechar este momento histórico.

Pero para poder aprovechar esta oportunidad, primero hay que honrar los compromisos asumidos. Argentina asumió el compromiso que en caso de conflicto con sus bonos globales la justicia norteamericana iba a dirimir las peleas. Y esta justicia, aceptada por la Argentina, falló a favor de nuestros acreedores. No hay mucho para discutir. Solo queda cumplir el fallo, cumplir nuestra palabra.

Será cuestión de negociar la forma y el plazo de pago con los fondos buitre que nos ganaron el juicio. Pero el próximo gobierno no podrá dejar de hacer esto si quiere acceder al dinero barato que hoy ofrece el mundo. Un próximo gobierno racional e inteligente negociará en forma rápida y volverá a los mercados financieros globales también en forma rápida.

Un nuevo gobierno que se comprometa con equilibrar las cuentas del estado, pagar las deudas impagas, cumplir con la ley y  honrar sus compromisos podrá acceder a las bajas tasas de interés que hoy acceden nuestros vecinos como Paraguay, Uruguay o Bolivia. Y esto permitirá hacer menos dolorosa la reconstrucción.

Medida 4: Modificación de la Carta Orgánica del Banco Central

Equilibrando el gasto público daremos el primer paso para disminuir la demencial inflación que tiene la Argentina. Pero el próximo paso implica dejar de usar al Banco Central como una caja de financiación del estado. Si se quiere continuar con el Banco Central, no sería una mala idea cerrarlo directamente,  hay que modificar su funcionamiento y darle independencia de una vez por todas.

Su objetivo tiene que ser el de cuidar el valor de la moneda. Simple como eso. Cuidar que los pesos siempre valgan lo mismo y no que se deprecien como consecuencia de la emisión descontrolada de un gobierno en búsqueda de  objetivos electorales.

Cumplido este segundo paso el próximo gobierno emitirá el certificado de defunción a la inflación que tanto perjudica a todos los argentinos, en especial a los que menos tienen.

Medida 5: Fin del corralito cambiario

Esta gran payasada tiene que terminar apenas asuma el nuevo gobierno. Los argentinos tenemos que volver a tener la independencia de usar el fruto de nuestro trabajo como mejor nos parezca. Si el dinero que ganamos lo queremos destinar a comprar un producto o servicio en el exterior tenemos que tener la posibilidad de cambiar ese dinero por moneda extranjera cundo y donde queremos.

No le tenemos que dar ninguna explicación a nadie. No tenemos que pagarle un impuesto a nadie. Tenemos que poder hacerlo desde la comodidad de nuestra casa por teléfono o por internet. Es realmente increíble que nos hayamos acostumbrado a vivir de esta manera.

Si el dólar subirá o bajará luego de esta medida es irrelevante. Esto lo definirá el mercado en función a la oferta y la demanda. Pero la prioridad es volver a recuperar una libertad básica que nunca deberíamos haber perdido.

Estas son sólo las primeras cinco medidas que el próximo gobierno tendrá que tomar para reconstruir el país. ¿Le parece un plan muy ambicioso? Sí, coincido, parece un tanto lejano si miramos al país bajo el contexto actual. Pero si miramos el país que queremos para nuestros hijos o nietos, no hay otro camino. Son medidas que debemos tomar nos guste o no.

El próximo presidente tiene dos opciones: O sigue gestionando un país adolecente de satisfacción inmediata que explota una vez cada diez años o comienza a administrar un nuevo país adulto que persiga el crecimiento sustentable y permanente. El último camino será más complicado y lento. Pero será el único que nos brindará el país que siempre soñamos.

Le deseo un excelente fin de semana,

Federico Tessore

Para Inversor Global Argentina

Comments 5

  1. Perez
    • Federico Tessore Federico Tessore
  2. Daniel Altamirano
    • Federico Tessore Federico Tessore
  3. Hernán

Deja tu respuesta