Las empresas que aman a la devaluación

Los países emergentes se vieron golpeados seriamente por la baja de los precios de los commodities en tiempos recientes, por ser la principal fuente de ingresos de estos mercados. Sumado a ello, la desaceleración de la demanda de las materias primas en el resto del mundo empeoró el desempeño de los mismos.

A pesar de que las proyecciones para este año auguraban un mayor retroceso, los aspectos que resultaban nocivos para estas economías, están revirtiendo sus efectos. Este nuevo escenario ofrece oportunidades muy atractivas para el inversor. Entérese de cuáles son.

Viento a favor

La creciente fortaleza del dólar, que al principio parecía una amenaza, ha traído como consecuencia la pérdida de valor de otras monedas. En el caso de los mercados emergentes, este fenómeno de pérdida de valor de la moneda resulta positivo por dos motivos: genera mayor competitividad para las exportaciones y reduce la magnitud de la deuda medida en dólares de estos países.

Producir bienes más baratos destinados a la exportación resulta altamente beneficioso para las economías emergentes. En tanto que aumenta la fluidez del comercio exterior de las mismas y dispara sus ingresos.

En adición a ello, según el Fondo Monetario Internacional (FMI), actualmente la mayoría de los países en desarrollo mantiene sus deudas en moneda local. De esa manera, ante un alza de la divisa estadounidense, sus obligaciones monetarias se abaratan cuando se miden en moneda dura.

En consecuencia, los mercados emergentes se encuentran experimentando una remontada importante que está siendo aprovechada principalmente por las empresas exportadoras instaladas en estos territorios.

Dónde poner la mira

El potencial de ganancias para el inversor en el escenario emergente es bastante alto y ya muchos visionarios han tomado conciencia de ello.  Los números hablan por sí solos. Según datos de la firma eVestment, localizada en Atlanta, durante 2015 las acciones de empresas pertenecientes a los países emergentes atraerán 50.000 millones de dólares de capital de inversores, cifra que cuadriplicaría el acumulado del año pasado.

Jeff Kleintop, principal estratega global de Charles Schwab, citado en un reporte de CNN Expansión, establece que las acciones de estos mercados están relativamente baratas,  considerando la ausencia de gangas en los mercados bursátiles desarrollados de hoy.

En ese sentido, surge la primera recomendación que usted debe mirar de los países emergentes: el iShares MSCI Emerging Markets ETF. Este instrumento replica el índice MSCI Emerging Markets y permite el acceso de los inversores de todo el mundo a los mercados de acciones de países de esta categoría. El ticker de este ETF es EEM.

Desde Inversor Global surge una segunda recomendación más específica, que gira en torno a dos empresas exportadoras, favorecidas ante la devaluación de las monedas emergentes, y que merecen su atención: la primera de ellas, es la brasileña Vale do Rio Doce (VALE), que opera en los sectores de minería, logística, energía siderúrgica y petróleo. Actualmente cotiza en las bolsas de San Pablo, Nueva York, París, Hong Kong y Madrid.

Y por otro lado, se encuentra Gazprom (OGZPY), empresa rusa encargada de exportar gas a toda Europa.

Así como estas empresas se ven potenciadas por el reacomodamiento de los países emergentes, existen muchas otras. Sin embargo, identificarlas e invertir en ellas en el momento justo, requiere de acceso a información especializada. Para ello, Inversor Global pone a su alcance todo lo que necesita saber sobre “inversiones emergentes” a través de su Newsletter gratuito.  Si aún no lo recibe, suscríbase haciendo un click aquí.

 

Deja tu respuesta