Invierta legalmente con información privilegiada

 

En los 14 años que llevo analizando y operando los mercados, he escuchado infinidad de casos de inversores que han utilizado información privilegiada (inside information) para ganar mucho dinero. Algunos de estos casos fueron penados, otros no.

El uso de esta clase de información para sacar provecho del mercado es ilegal. Pero como siempre ocurre, en todas partes del mundo, la ilegalidad no implica la no ocurrencia de los hechos.

Por el contrario, es muy frecuente encontrar este tipo de casos en cualquier bolsa del mundo. Seguramente que están más presentes en mercados más débiles desde la óptica de la regulación institucional, como puede ser el argentino. Pero también existen ejemplos que se dieron en las bolsas más importantes del mundo, como ser Estados Unidos o Europa.

Sin ir más lejos, la película “Wall Street” donde se lanza a la fama al inolvidable Gordon Gekko, gira en torno a la información privilegiada que los “peces gordos” de las bolsas estadounidenses utilizan para llenar sus bolsillos de grandes fortunas.

¡Cualquier semejanza entre la ficción y la realidad no es una casualidad!

Es cierto que la tentación de obtener ese privilegio en el uso de la información es elevada. Todos queremos ganar mucho dinero en poco tiempo. Supongamos el siguiente caso:

Usted invierte en bolsa en una empresa X y tiene un familiar trabajando como director en esa firma. ¿Acaso no desearía preguntarle si tiene información privilegiada sobre los planes de la compañía en el futuro para ver cómo reaccionará la acción en cuestión?

Si procede de esa forma y opera las acciones en bolsa con esa información antes de que sea pública, usted está en falta. Y está sujeto a sanciones económicas y penales en caso de ser descubierto.

En mi caso puntual no es de mi agrado realizarle sugerencias de inversión en base a cuestiones ilegales. No es mi estilo y tampoco son los riesgos que me gustan correr cuando invierto.

Y menos aún en este caso ya que existe un camino totalmente legal que le permite ejecutar estrategias de inversión en base a información privilegiada sin ser penado por la ley.

¿Quiere saber cómo?

Avancemos…

El comportamiento de los insiders es la clave

Volvamos al ejemplo de ese familiar cercano que se desempeña como director en una empresa pública. Es decir, en una firma que cotiza sus acciones en Bolsa.

Como usted se dará cuenta,  esta persona tiene mucha más información que uno en relación a cómo evolucionan los negocios de la compañía y cuán bien le va a la misma con las estrategias que aplica.

Es algo lógico que más información que usted, un simple inversor, ya que todos los días está al tanto de lo que ocurre en la firma cotidianamente y conoce cuáles serán los pasos que seguirá la compañía. Si bien él no puede suministrarle información precisa de la empresa que no sea pública (es decir, que no esté al alcance de todos los inversores al mismo tiempo) existe un comportamiento que inherente a su persona que lo puede ayudar… y mucho.

Si esta persona compra o vende acciones de la compañía en la que trabaja, por ley debe informar a la brevedad a los organismos pertinentes  la operación bursátil que ha hecho. Esto es así porque a los directores o gerentes de altos rangos que compran o venden acciones de la propia firma en la que trabajan se los conocen vulgarmente en la jerga financiera como insiders.

Como le dije, ellos tienen mucha más información que usted sobre el destino de la firma. Y todos los actos que realicen en torno a las acciones de dicha empresa deben ser informados oportunamente en tiempo y forma a los organismos de control. En caso contrario, estarían en grave falta.

Esta información es muy poderosa y valiosa…

Usted, como inversor minorista, puede interpretar la misma para sacar provecho personal. Tome conciencia de esto porque una parte ínfima del mundo inversor lo hace.

¿Cómo proceder?

Simple.

Cuando los insiders – como este familiar en el caso del ejemplo – comienzan a informar varias compras de acciones de la firma en la que trabajan, usted debería sumarse a esta tendencia. Generalmente, una gran compra de acciones por parte de los insiders viene seguida de una noticia muy auspiciosa para la empresa en cuestión, sea en términos de ganancias, ventas o posibles adquisiciones.

De la misma manera, pero en forma contraria, operan las ventas de los insiders. Si éstos informan permanentemente ventas de acciones de la compañía en cuestión, se trata de una muy mala señal. Algo malo puede estar viniendo. Y usted debe abandonar ese barco cuanto antes.

Seguir el comportamiento de estos agentes es clave para anticiparse, tanto a las noticias positivas como a las negativas.

Utilice a los insiders para hacer grandes negocios de manera legal, transparente y sin tener que correr altos riesgos.

Es una herramienta que está disponible gratuitamente para todos, pero muy pocos la utilizan.

A su lado en los mercados,

Diego Martínez Burzaco

Comment 1

  1. Natalia

Deja tu respuesta