Es hora de actuar: muchos se despiden del oro, ¿y usted qué hará?

Aún cuando históricamente los expertos siempre han recomendado mantener una porción del portafolio de inversión en oro, hoy por hoy, la tendencia entre los inversores a nivel mundial se presenta contraria.

Gracias a la fortaleza del dólar, que hoy se cotiza en su valor más alto en los últimos diez años y a las valoraciones récord que están experimentando los activos internacionales, la posesión del metal precioso que ha sufrido depreciaciones consecuentes en épocas recientes, ha dejado de resultar tan atractiva con en el pasado.

De esa manera, durante los últimos 30 días las transacciones basadas en oro han traído pérdidas calculadas en 4.000 millones de dólares.

El diagnóstico dorado

De acuerdo con información de la Comisión de Comercialización de Commodities de los Estados Unidos (CFTC, por sus siglas en inglés), para el cierre de la semana del 17 de febrero las posiciones en largo del metal disminuyeron en 18%, para terminar ubicándose en 110.164 colocaciones.

Este desplome representa el tercero de forma consecutiva  y el mayor desde noviembre pasado. En paralelo, las tenencias en corto aumentaron en 44%, siendo este el asenso más notable desde agosto de 2014.

Los precios de la onza del metal precioso se encuentran alrededor de los 1.200 dólares.

La receta

A pesar de que parte de los fondos de inversión a nivel mundial estén abandonando sus posiciones en oro, es importante tener en cuenta que esta retirada se ha hecho de forma parcial y no en su totalidad. Evidencia de ello, es el aumento de las colocaciones en el corto plazo.

La tendencia descrita responde al declive sostenido que ha venido experimentando el metal en los últimos dos años pero aún así, mantener parte de la cartera de negocios en activos del mismo, garantiza la protección del capital invertido frente a factores como la inflación y la devaluación. En ese sentido, en casos como el de la Argentina, las inversiones en este commodity siguen representando un refugio de valor.

En esa línea, Diego Martínez Burzaco, economista jefe de Inversor Global, establece que aún con el comportamiento que vienen presentando los mercados “siempre es saludable estar posicionado en el metal, con entre un 5% y un 10% de la cartera. Esto sobre todo, si continúan los planes de inyección monetaria en el mundo, como se observa en Europa y Japón, por ejemplo”.

En el artículo de Inversor Global titulado ¿Conocías esta oportunidad de oro?, se presenta una serie de alternativas para invertir en el metal desde territorio argentino por medio de moneda local, considerando el largo plazo con el que deben ser concebidas estas inversiones, a causa de los acontecimientos que tienen lugar en el escenario internacional.

La dinámica de los mercados puede resultar compleja y confusa a la hora de tomar decisiones de negocios.  Recuerde que Inversor Global puede ofrecerle un análisis detallado del entorno adaptado a la realidad local, así como recomendaciones de inversión en función de ello, a través de su Newsletter gratuito,  si aún no lo recibe suscríbase haciendo click aquí.

Deja tu respuesta