El peor consejero: los bancos

No pierdo nunca mi capacidad de asombro. Y es por eso que los mercados bursátiles me parecen fascinantes.

Todos los días los comienzo de la misma manera, repasando los principales portales de inversiones y finanzas.

Luego de procesar la información y las noticias, decido. Pero hay ciertas cosas que me fastidian. Ocurren permanentemente y creo que nada de ello sirve para inversores minoristas como usted o yo.

Por más que mi fastidio se vaya incrementando, siempre seguirá ocurriendo lo mismo.

A lo que me refiero es al comportamiento de gran parte de los bancos de inversión…

Porque lo cierto es que informes que preparan sus analistas suelen carecer de contenido con alto valor agregado para la toma de decisiones racionales. De hecho, siempre me da la sensación de que, simplemente, nada aportan. Sólo son relatos descriptivos de los hechos y tienden a hacer pronósticos catastróficos sobre situaciones que ya están ocurriendo.

El caso del petróleo es el más ejemplificador en la actualidad. Observemos dos declaraciones de los bancos más importantes de Wall Street:

“Goldman Sachs reafirma su proyección bajista para los commodities en el corto plazo, aunque es positivo con ellos en el largo plazo…”.

“Para Citigroup, el precio del barril del petróleo puede llegar hasta los US$ 10…”.

Claramente ninguna de las dos observaciones nos otorga absolutamente nada nuevo como inversores minoristas. Estos bancos actúan de manera corporativa, adoptando comportamientos similares sobre hechos que a esta altura son ya muy conocidos.

Ninguno de ellos les ha advertido que el commodity podía recortar su precio a la mitad (de US$ 100 a US$ 50) en menos de seis meses.

Dígame, acaso: ¿cuándo usted recibió, con la anticipación debida, notificación de que esos bruscos cambios de tendencias sobrevendrían para sacar provecho de los mismos?

Nunca.

Y nunca los recibirá… porque son ellos los que generan estos cambios y sacan provecho de los mismos. Y luego hacen leña del árbol caído.

Ha ocurrido infinidad de veces, y seguirá pasando. No espere mucho de un informe de research de su banco ya que no le aportará absolutamente nada.

¿Cuál es la solución entonces?

Ocuparse usted mismo de sus ahorros. Lea e interprete los hechos económicos con la visión aguda de un inversor. Trate de anticiparse a lo que viene, de estar un paso adelante, de distinguirse.

¿Es fácil lograrlo?

No, en absoluto. A mí me cuesta y mucho. Aunque dedico  10 o más horas por día mirando las pantallas bursátiles y noticias del mundo, muchas veces quedo aturdido de tanta información. Usted debe ser capaz de discernir lo que es útil de lo que no lo es. Haciendo eso ya es un gran avance y podrá detectar alternativas de inversión insuperables.

¿Cómo empezar?

Capacitándose y aprendiendo de sus propios errores, como cuando se encara cualquier nueva actividad. El camino no está libre de riesgo. Es más, el mundo de las inversiones y las finanzas personales es riesgoso por sí mismo.

Pero cuando uno incorpora conocimiento y aprende de los errores cometidos, la posibilidad de equivocarse es menor. Y por lo menos, si esto ocurre, el consuelo es que lo habrá hecho con la intención de alinear sus intereses con sus objetivos. Esto nunca ocurrirá si deja el manejo de su patrimonio en manos de entidades que priorizan el beneficio propio por sobre el suyo.

Los bancos juegan su propio juego para ganar dinero. En muchos casos hasta no cuentan con gente lo suficientemente idónea para asesorarlo correctamente. Es decir, que el mal manejo de sus ahorros puede llegar a traspasar la buena voluntad de quien es designado como su asesor.

Es un tema tan simple y llano como el conocimiento.

Preocúpese por aprender, por adquirir experiencia y por dedicarle el tiempo necesario a sus finanzas personales. Eso lo enriquecerá… y le evitará dolores de cabeza y pérdidas económicas.

En la Academia de Inversores de Inversor Global, del cual soy director, muchos ya han optado por transitar este camino. El mismo no es tan complejo, pero sí requiere dedicación.

Creo que está ante una oportunidad única para hacer un punto de inflexión en lo referente a su vida financiera.

Nunca es tarde, pero conviene empezar cuanto antes.

No escuche a su asesor bancario amigo y haga caso omiso a las predicciones de “los que más saben”. En poco tiempo, usted estará en condiciones de darles lecciones a ellos en vez de recibirlas todo el tiempo.

A su lado en los mercados.

Diego Martínez Burzaco

Para Inversor Global

P.D.: Vinculado al petróleo recuerde que la semana pasada le dejé dos sugerencias de inversión para posicionarse de cara al largo plazo. Las alternativas las encuentra haciendo clic aquí.

Deja tu respuesta