El gigante quiere volver a Cuba… y usted no se lo puede perder

Un rumor en los mercados cobra cada vez más fuerza: Fidel Castro estaría muy cerca de volver a tomar una Coca-Cola fabricada en su país.

Según adelantaron ejecutivos de la multinacional, “en un futuro no muy lejano”, Cuba podría abandonar la reducida lista de países en los que no se vende la Coca-Cola. Y esto se traduciría en más ganancias para todos sus accionistas.

La reactivación de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba permitió que después de 55 años se retomaran las negociaciones y que se planteara incluso la posibilidad levantar el bloqueo económico imperante desde 1962.

Por eso, Coca-Cola no quiso esperar ni un segundo más y a las pocas semanas de anunciarse el hecho histórico, empezó a trabajar para volver a la mayor isla del Caribe. En este sentido, hizo pública su intención de ingresar al mercado cubano, pero aclaró que cualquier negociación está sujeta a un cambio en la legislación norteamericana y el levantamiento del bloqueo.

“Nos vamos a ajustar estrictamente a lo que imponga la legislación”, dijo un directivo de la empresa a periodistas.

¿Qué pasa con Coca-Cola si vuelve a Cuba?

El país caribeño no es simplemente un mercado más para el mayor fabricante de bebidas del mundo. Al igual que Panamá y Canadá, Cuba fue uno de los pioneros en la internacionalización de sus productos.

Pero además del hecho simbólico que podría significar el regreso de Coca-Cola a la isla, esto representa también un importante hecho económico para la empresa.

Si bien actualmente se pueden conseguir sus bebidas en la isla, ninguna de ellas llega directamente desde los Estados Unidos ni de empresas embotelladoras. La mayoría son llevadas por proveedores mayoristas y cadenas comerciales de otras naciones que comercian con la isla.

Para Diego Martínez Burzaco, economista de Inversor Global, la noticia desde ya es auspiciosa, aunque aclara que tampoco se trata de algo tan significativo en términos de tamaño de mercado para la multinacional.

“Puede influir más por el lado del marketing que por el lado real del efecto positivo en sus ventas anuales”, explicó.

En el último reporte presentado por la compañía el pasado martes 10 de febrero, Coca-Cola supo dar una visión positiva a la caída de un 55% de sus beneficios al asegurar que la expansión de su mercado internacional sigue creciendo. Inmedatamente después, sus acciones subieron un 2,84% en la Bolsa.

Actualmente, The Coca-Cola Company (NYSE :KO) cotiza en torno a los 42 dólares. Si usted quiere aprovechar a comprar acciones de esta compañía antes de que la noticia se concrete y suban, suscríbase al newsletter de Inversor Global. Allí nuestros especialistas le brindarán esta y otras recomendaciones para invertir su dinero y aprovechar las oportunidades del mercado.

Deja tu respuesta