Diversifique su cartera de inversión en tres pasos

Cuando se habla de diversificación financiera, muchos cometen el error de pensar que se trata de una estrategia que consiste en albergar un sinfín de activos, que resultan desconocidos en la mayoría de los casos.

Piénselo, no resulta muy lógico decidir invertir 10.000 pesos en 10 activos, por ejemplo. La diversificación debe manejarse con ciertos límites para que no resulte contraproducente. Sobre todo si pensamos en los altos costos que debemos pagar al broker por cada transacción.

Realmente, el secreto para cumplir con este propósito radica en la posibilidad de seleccionar alternativas que se complementen  entre sí en términos de riesgo.

A continuación se presentas los  principales aspectos que usted debe tener en cuenta para diversificar correctamente su portafolio y tomar las riendas de su dinero.

Inversiones que hacen zigzag

Una combinación de activos completa debe cumplir con el principio del zigzag, que consiste en que mientras a algunos de sus instrumentos de inversión no les esté yendo muy bien, otros puedan compensar esta baja con su desempeño positivo.

En relación con este tema, resulta muy apropiado citar el caso de las acciones y los bonos.  En esa línea, la volatilidad del mercado de valores, se ve atenuada por la confiabilidad a largo plazo que pueden proporcionar los títulos de deuda. Así, en tanto las acciones hacen zig, los bonos hacen zag.

Deshojando la margarita con los ETF

De la mano de una estrategia en zigzag, se encuentra el proceso de selección de los instrumentos bajo la apuesta por los ETF. En función del ámbito de acción de los mismos, es fundamental fijar la atención sobre: un fondo indexado al mercado de valores, un fondo indexado de bonos y un fondo indexado a las bolsas internacionales.

No obstante, esto no significa que no se pueda optar por otras alternativas de ETF. Todo dependerá del tipo de inversor que usted sea y de su conocimiento de la dinámica de negocios de las diversas áreas. En ese sentido, las opciones pueden ir desde fondos de bienes raíces, commodities, o algún fondo de valores del Tesoro protegidos contra la inflación, entre otros.

La idea no es fijar un límite injustificado de instrumentos o fondos. Pero una vez que se logra tener una cartera bien diversificada, adicionar nuevas opciones sin ningún tipo de filtro, termina por restar beneficios en lugar de sumarlos.

Existen herramientas de diagnóstico que permiten evaluar la composición de su portafolio. La dinámica de valuación consiste en introducir los datos de los fondos en los que tiene presencia y el sistema arrojará los resultados de la combinación de activos en base a su nivel de riesgo y su diversificación. Con ello, usted podrá constatar si en efecto, sus negocios reflejan su carácter inversor.

Entre las herramientas empleadas con este fin, la publicación digital CNN Expansión hace referencia al el Portafolio Manager de Morningstar.

Justifique sus elecciones

Junto a los aspectos descritos, la demostración de motivos juega un papel crucial en el ajuste de la estrategia de inversiones (en caso de que sea necesaria), o de la optimización de la ya existente (en caso de que esté bien encaminada).

La demostración de motivos tiene que ver con la justificación de cada decisión de inversión tomada. En el caso de que usted contrate los servicios de un asesor, es él quien debe explicarle en detalle el por qué de la selección de activos que conforman su cartera.

El análisis realizado en este sentido debe abarcar tres elementos clave: beneficios cuantificados de cada instrumento, de qué manera minimizan o acentúan el riesgo estos activos y una apreciación de si existen otras alternativas que permitan sustituir las apuestas actuales por un menor costo, y tal vez un beneficio similar o mayor.

Una vez que ya se tiene una cartera diversificada, se preguntará ¿Cómo puedo mantener mis inversiones en óptimo estado en el largo plazo?

Descúbralo en este apartado especial totalmente gratuito preparado por Inversor Global para usted.

Deja tu respuesta