Casémonos vía México… y China también

El casamiento indisoluble entre la Argentina y Brasil se ha debilitado. El intercambio comercial de estos países cerró 2014 con un descenso del 21% y para fines de enero de este año acumulaba un retroceso de 24%.

La situación se agrava ante los recientes convenios celebrados con China, en los que las condiciones especiales de negociación concedidas al gigante asiático, despertaron inquietudes en el vecino país. No conforme con ello, las intenciones de establecer nuevos acuerdos con México en diferentes rubros, además de reforzar los tratados ya fijados en materia automotriz, contribuyen con el relegamiento de las relaciones bilaterales con el socio brasileño.

¿De quién es la culpa?

El contexto es complejo para ambas naciones. Por un lado Brasil afronta una recesión, mientras que la Argentina necesita dólares desesperadamente.

De acuerdo con un reporte de La Nación, para el ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil, Armando Monteiro, uno de los principales factores que genera tensión en la relación es el esquema argentino de control de las importaciones, conformado por las Declaraciones Juradas Anticipadas de Importaciones (DJAI), además de las dificultades derivadas del sistema cambiario.

En los próximos días, el gobierno de Brasil enviará a su canciller Mauro Vieira a territorio argentino, quien mantendrá relaciones con su homólogo local, Héctor Timerman, para entablar discusiones en relación a la reactivación de las relaciones.

Otros horizontes

Mientras tanto, el tren ejecutivo de la Argentina mantiene una agenda paralela en la que países como China y México figuran como prioridad.

El interés que despierta la economía oriental hizo que Cristina Kirchner viajara recientemente. Los gobiernos firmaron 15 nuevos acuerdos bilaterales que prevén intercambios en el ámbito cultural, el rubro de minería, la construcción de dos reactores nucleares, cooperación en las áreas de las telecomunicaciones y aeroespacial.

Las ventajas concedidas en los tratados para inversiones y trabajadores provenientes de China, generaron revuelo en todos los sectores, al punto de que la Cámara de Exportadores Nacional, solicitó la realización de una Audiencia Pública para el tratamiento del Convenio Marco Argentina-China.

Con respecto a las alianzas comerciales con México, desde 2012 se mantiene un acuerdo automotriz que consiste en la gestión de un sistema de cupos. Mediante éste ambos países pueden comercializar vehículos y partes con arancel 0 y por sobre ese nivel rige el arancel correspondiente, que asciende al 35% en el caso de Argentina y 20% en México.

La renovación del convenio, cuya fecha de vencimiento se cumple en marzo de 2015, entra en el listado de asuntos a discutir en el encuentro que mantendrá la ministra de Industria, Débora Giorg, con funcionarios y empresarios de México. En esa línea, el Gobierno argentino busca concretar negociaciones en otros sectores como el energético.

La buena noticia

En un reportaje anterior de Inversor Global, titulado ¿Cómo pueden los inversores aprovechar el interés de China en América Latina? se plantearon las opciones que usted puede aprovechar, en el marco de los convenios bilaterales que se encuentra promoviendo la Argentina. Sobre todo en relación a las empresas que se verán potenciadas por los acuerdos y por ende, presentarán un mejor desempeño en el mercado de valores local, viéndose reforzadas como recomendación de negocios.

En el caso mexicano, de llegar a concretarse acuerdos en el rubro energético, se consolida el atractivo de YPF como alternativa de inversión, debido a que sería la gran favorecida al momento de la entrada de capital extranjero a la actividad petrolera.

Si desea tener acceso a más alternativas de inversión derivadas de los acuerdos comerciales de la Argentina, suscríbase al Newsletter gratuito de Inversor Global, haciendo un click aquí.

Comment 1

  1. Antonio José Pereyra

Deja tu respuesta