Asegurá tu felicidad a largo plazo

La mayoría de las personas que conocés no está a gusto con su trabajo, no está feliz con su vida familiar y quiere más dinero. Cree que si pudiera hacer sólo ésto o aquéllo, todo estaría mejor.

Ganar la lotería solucionaría todo. Al menos eso es lo que ellos piensan.

Pero la verdad es otra. A menos que vivas tu vida conforme a tus valores principales, todo el éxito en el mundo no será suficiente para que seas feliz.

Entonces, se vuelve primordial que descubras esos valores principales, que significan los sentimientos sobre lo bueno y lo malo que están enterrados en lo profundo de tu corazón.

¿Qué tienen que ver los valores con el establecimiento de tus metas? Se trata de asegurar tu felicidad a largo plazo. Si establecés metas que van en contra de tus valores principales, vas a despertar un día y dirás: “Hice todo lo que quería, pero ¿de qué me sirve?”.

No querés terminar siendo otra persona muy exitosa pero, en esencia, miserable, un destino tan común que se ha convertido en un cliché. A continuación, te mostraré cómo hacer para que eso no suceda.

Empezá por imaginarte un funeral. Se está llevando a cabo en un lugar muy elegante. El cuarto está lleno de amigos y familiares que se han juntado para hablar de la persona fallecida. Mirás a tu alrededor. Empezás a reconocer caras. Te preguntás: “¿Quién murió?”. Mirás el ataúd. ¡Por Dios, sos vos!

¿Qué es lo que dice la gente sobre vos en tu funeral?

Imaginate a un padre, un hermano, un vecino, un socio e, incluso, un extraño. Tenés que ser específico. Pensá en personas individuales y reales. Imaginalas diciendo algo muy específico.

Y sé honesto. No suavices el comentario. Decilo tal como es. Por ejemplo: tu vecino podría decir: “Creo que era una persona desconsiderada. Nunca levantaba el desastre que dejaba su perro cuando hacía caca en mi jardín”.

Imaginá todo lo que las personas podrían decir sobre vos en tu funeral y, luego, pensá en cómo te hacen sentir sus palabras. Si no te sentís bien, significa que, en esas relaciones, por lo menos, no estás viviendo tu vida según tus valores principales.

Ahora, por cada comentario negativo que te hayas imaginado, preguntate: “¿Qué es lo que me gustaría que esa persona dijera sobre mí?” La respuesta a tu pregunta revelará tus valores principales para esa relación en particular.

Esto es lo que deberías hacer:

1. Agarrá una hoja de un cuaderno y dividilo en cuatro columnas.

2. En la parte superior de cada casilla escribí: salud, riqueza, superación personal y felicidad.

3. En cada casilla, escribí comentarios que te gustaría que hubiesen dicho sobre vos en tu funeral.

Escribí por lo menos dos declaraciones de este estilo en cada una de las cuatro categorías. El propósito de escribirlas es doble: para fijarlas en tu mente y para tener algo específico a lo que te puedas remitir más adelante.

Estos valores deberían ser una fuente de inspiración constante. Tomalos con seriedad, ya que son el centro de tu plan maestro de objetivos a alcanzar.

Espero que de ahora en más seas sincero con vos mismo y que consigas el optimismo y la alegría necesarias para cumplir todas tus metas. Depende exclusivamente de vos.

Te mando un saludo y hasta la próxima,

Mark

 

Deja tu respuesta