Acompañe al más selecto 1% de la población mundial

Semana corta en la Argentina. La economía sigue aguantando, sin novedades en ese aspecto. Gran marcha en todo el país con cientos de miles de personas reclamando por justicia y República. ¿Servirá de algo la marcha? No sabemos, pero el hecho de que la gente reclame, ya es una buena noticia.

Permítame hoy escaparme de la realidad argentina y hablarle sobre el apasionante mundo de la riqueza global. Sobre cómo usted podría formar parte de un grupo selecto de personas a nivel global.

Si usted está leyendo esta columna hay dos alternativas: o ya forma parte de este selecto grupo o está afuera. En cualquiera de los casos tengo una buena noticia para usted. Si usted está dentro del grupo estoy casi seguro de que no sabía que formaba parte. Y si está fuera del grupo, no hay por qué enojarse, estar dentro del grupo es posible.

¿De qué grupo estoy hablando? Como le adelante en el título, estoy hablando del grupo de personas que representan el 1% más rico de la población global. Según un estudio recién publicado por el banco Credit Suisse, llamado “Credit Suisse global wealth” para estar dentro de ese 1% más rico del mundo hay que tener un patrimonio equivalente a los US$ 798.000, incluyendo el valor de su casa o auto. Es decir, sumando todos sus activos, estén en efectivo o no.

Está claro que es mucho dinero, pero tenía la impresión que para estar entre el 1% más rico del mundo había que tener un patrimonio de varios millones. Pero no, con un poco menos de un millón uno ya está entre las personas más ricas de nuestro planeta. Y para el cálculo puede contar la casa donde vive.

Así que si usted ya sobrepasó ese patrimonio, si tiene más de U$ 798.000, felicitaciones, puede caminar por la calle con la frente alta. Usted es una de las personas más ricas del mundo. El 99% de las personas de nuestro planeta tienen menos dinero que usted…

Ahora, si usted está fuera del grupo, no se desmoralice. Primero déjeme darle otro dato relacionado que tal vez le levantará un poco el animo. Para estar entre el 10% de la población global que tiene más dinero, necesita solo US$ 77.000 de patrimonio. ¿Nada mal no? Está claro que no es lo mismo ser parte del 1% que del 10%…, pero igual creo que uno se puede sentir “importante” si es parte del 10% más rico del mundo.

Pero lo más importante que le quiero decir hoy, especialmente si usted no forma parte ni del 1% ni del 10%, es que usted puede, si se lo propone, ser parte de este exclusivo grupo.  Sí, comprendo que puede parecer un objetivo difícil de alcanzar. ¿Cómo hacer para generar US$ 798.000 de la nada? ¡Imposible! Me dirá. Pero no se ponga ansioso, le aseguro que hoy gracias a la globalización y a Internet, todo es mucho más fácil de lo que era en el pasado.

Décadas atrás la única forma de tener dinero era o heredarlo o tener contactos dentro del círculo de poder. Es decir, el lugar donde uno había nacido era determinante. Si había nacido en la familia y en el lugar correcto, la riqueza no solo era posible, sino en algunos pasos inevitable. Si estaba fuera de ese círculo, la riqueza era una misión casi imposible.

Y me temo que la mayoría de nosotros seguimos con est lógica a la hora de pensar en la riqueza. Creemos que el dinero es algo dado por una fuerza superior que nosotros no podemos cambiar.

Pero la realidad es que hoy esto cambió. Hoy el dinero no sólo está a nuestro alcance sino que es algo que está en nuestras cabezas. Que depende de nuestras acciones, de cómo pensamos, de nuestra decisión y perseverancia. ¿Qué cambió en el mundo para que esto sea una realidad?

Principalmente la forma en que se hace dinero hoy es diferente a la forma en que se hacía dinero en el pasado. La variable que tuvo más protagonismo sobre este cambio es sin duda el desarrollo de Internet y las comunicaciones. Estos dos fenómenos sumados a lo globalización provocaron que hoy las barreras de entrada al mundo de los negocios sea mucho más baja que en el pasado.

En el pasado para hacer dinero uno tenía que ser petrolero, o dueño de trenes o de grandes fábricas. Y para ello necesitaba mucho dinero y contactos. Pero hoy el dinero grande y rápido se genera en Internet. Y las barreras de entrada para lanzar un negocio por Internet son muy bajas. O mejor dicho, sólo están en nuestra cabeza, no en nuestros contactos, familia o dinero.

Inclusive los países ni los nefastos políticos hoy pueden complicarnos este objetivo. Poco importa si usted vive en Chile, España, Grecia o Australia. Hoy por Internet puede alcanzar a todo el mundo. Y puede armar su empresa donde más le plazca.

Por eso le digo que hoy cualquier que se lo proponga puede ser parte del 1% más rico de nuestro planeta. Con esto no quiero decir que sea fácil, que lo pueda hacer del día a la noche. Que no haya obstáculos y contratiempos. Pero si le digo que hoy es algo alcanzable.

Nuestro compromiso en Inversor Global es ayudarlo a convertir esto en realidad. No sólo mostrándole cómo el mundo realmente funciona, con independencia y honestidad, sino también ayudándolo a generar dinero y luego a invertirlo. Es que nosotros mismos somos una prueba viviente que este sueño es perfectamente alcanzable. Sólo hace falta el conocimiento adecuado, energías y perseverancia.

Algunos pensamientos adicionales….

Terrible noticia para el mundo libre la detención del alcalde de Caracas que ordenó el gobierno del dictador venezolano Nicolás Maduro durante la noche del jueves pasado. El diario La Nación lo describía de la siguiente manera:

Con el argumento de una supuesta conspiración golpista, el gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, lanzó ayer una fuerte ofensiva contra la oposición y ordenó al poderoso Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) que detuviera al alcalde mayor de Caracas, Antonio Ledezma, en una operación de fuerza en la que también se produjeron varios disparos, según testigos presenciales.

Da vergüenza ver cómo la situación en Caracas se radicaliza mes a mes y ningún gobierno latinoamericano levanta la voz de alerta. Este “club de amigos” que forman los presidentes latinoamericanos parece solo estar ocupado en permanecer en el poder. Poco les importa cómo.

La gran preocupación para los argentinos no sólo debe ser lo que pasa en Venezuela, sino peor aún, hasta qué punto algo similar puede pasar en nuestro país. ¿Cristina y sus secuaces estarán dispuestos a irse en diciembre si pierden las elecciones? O mejor dicho, ¿permitirán que los argentinos voten libremente un nuevo gobierno en pocos meses?

La realidad venezolana nos alerta que como mínimo debemos estar muy atentos a lo que pase en nuestro país durante los próximos meses.

Le deseo un excelente fin de semana,

Federico Tessore

Para Inversor Global Argentina

 

Deja tu respuesta