Suiza “traiciona” a Europa

Desde los comienzos de mi carrera en el mundo de las inversiones, mis mentores me enseñaron dos conceptos claves frente al pánico financiero bolsas: en materia de refugio, el dólar estadounidenses el “rey”  pero el oro y el franco suizo son los “príncipes” de la cobertura cuando el miedo apremia.

Aquello que era teoría hace 13 años atrás, hoy  es pura  realidad…

Avancemos por partes.

Quizás la historia más conocida es la de la divisa estadounidense. El dólar se fortaleció de sobremanera (lea Tres estrategias para ganar con el superdólar para más información) contra casi todos los activos financieros en 2014 y continuó esa tendencia en 2015. Las razones son múltiples, pero la conclusión es una sola: el dólar sigue siendo el rey.

En segundo término, está el oro. Pero desprestigiado tras el gran rally de las acciones de los últimos dos años y luego de quebrar once años de subas consecutivas, el 2013 y 2014 fueron devastadores para este metal precioso.

Tan catastrófico fue este bienio que los inversores hasta comenzaron a dudar el oro como  reserva histórica de valor. Sin embargo, este commodity parece haber sacado pecho en este volátil inicio del año y acumula un avance de 6,5%, en contraste con el rojo de 3% del S&P 500.

Algo de esto anticipé ell 23 de diciembre en  la columna Tres razones para pensar en el oro en 2015. Te invito a leerla si no lo hiciste.

El tercer elemento de cobertura que mencioné al comienzo es el franco suizo. Sobre este me quiero detener con más detalle.

¿Por qué esa moneda fue siempre considerada una reserva de valor?

Suiza es una economía sólida, con un gran nivel de reservas internacionales y es uno de los centros financieros más importantes del mundo. Su banco central tiene una reputación muy grande por sus políticas de previsibilidad, algo que redundaba positivamente sobre su moneda.

Sin embargo, hubo un cambio grande anteayer.

El Banco Nacional de Suiza decidió patear el tablero eliminando la paridad fija de 1,20 francos suizos por euro.

¿La razón? no quieren ver a un franco suizo cada vez más debilitado.

¿La conclusión? la encontrarás en el siguiente gráfico:

El franco suizo se apreció un 20% contra el euro. La paridad pasó de 1,20 a 1,01.

Y eso que el Banco Nacional de Suiza llevó su tasa de interés, luego del anuncio,  a – 0,75% para evitar una sobre apreciación del franco suizo…

Si usted tenía bonos denominados en francos suizos, debe haber festejado con creces la noticia. Hoy tiene un 20% más de euros en el bolsillo.

Pero el mensaje que hay detrás de esta movida es otro…

Vamos a interpretarlo…

Nadie quiere esta moneda, ¿y usted?

El problema no es el franco suizo, sino el euro. Hoy esta moneda no solo se desploma contra el franco, sino que todas las monedas están valorizándose aceleradamente contra él.

El euro cotiza a su menor paridad contra el dólar en los últimos 11 años. Esto implica que la moneda común europea tiene cada vez menos valor con respecto a sus pares. Precisamente al momento de escribir esta nota la cotización es de US$ 1,15 por euros y hay quienes pronostican que se irá a la paridad (1 = 1) en cuestión de meses.

No es algo alocado.

¿Por qué?

Europa tiene miedo a la deflación y la depresión económica. Para evitar ambas, el Banco Central de esa región prepara una mega inyección de euros. Habrá más euros circulando por todas partes, generando un exceso de oferta. Y como sabe, cuando hay mucho sobrante de un bien, su precio baja.

Por lo tanto, la primera lección hoy es que NO debe tener euros como inversión.

Seguramente la caída del euro no seguirá siendo lineal. Esto quiere decir que habrá recuperaciones parciales. Allí es donde usted debe aprovechar y apostar en contra del euro. Un instrumento que me gusta para hacerlo es el ETF EUO que va en ese sentido y que sube cuando el precio de esta moneda baja.

Finalmente, no todas son pálidas para el Viejo Continente.

Si el euro está más barato, eso implica que los países que conforman esta unión regional se abaratan. El abaratamiento tiene dos efectos centrales: uno sobre el turismo y otro sobre los costos de producción.

Y ahí el inversor, nuevamente, puede sacar provecho.

Empresas orientadas al turismo que operan en la UE pueden ser atractivas. Empresas que exportan desde Europa hacia otros continentes también.

Abra los ojos y esté atento a todo lo que ocurre a su alrededor.

A su lado en los mercados,

Diego Martínez Burzaco

Para Inversor Global

 

Deja tu respuesta