¿Por qué los multimillonarios invierten en periódicos?

Si bien ya formaba parte del directorio, ahora su voz sonará más fuerte que nunca. Carlos Slim, el magnate mexicano de las telecomunicaciones, acaba de convertirse en el mayor accionista del diario estadounidense The New York Times.

¿Cómo lo hizo?

En 2009, Slim prestó al diario 250 millones de dólares para ayudarlo con las fuertes caídas de los ingresos por publicidad y la creciente deuda en plena crisis económica mundial. A cambio, el multimillonario recibió opciones de compra de acciones.

Hoy, seis años después y con 74 años de edad, el magnate decidió ejecutarlas. Con esta operación, no sólo logró duplicar su participación en el grupo de medios de comunicación, que ahora asciende a 16,8%, sino algo más importante: réditos excepcionales.

El periódico le devolvió el dinero prestado en 2011, tres años y medio antes del vencimiento del crédito, por lo que Slim recibió 122 millones de dólares en intereses más una prima por la devolución anticipada del crédito.

Pero lo más importante de la jugada es que al hacer uso de las opciones, el magnate compró 15,9 millones de acciones de clase A a 6,36 dólares, cuando en la actualidad valen 12,09 dólares cada una. Es decir que las adquirió a casi la mitad de su precio en el mercado.

De este modo, el mexicano pasó a controlar un total de 27,8 millones de acciones valoradas en 341,4 millones dólares según al precio de cierre de hoy, lo que representa el 16,8% del total. Antes de hacer la operación, Slim controlaba poco menos de 8%.

Con esta inversión, Slim se une a otros multimillonarios con interés por los periódicos. El fundador de Amazon, Jeff Bezos, adquirió The Washington Post en 2013, mientras que Warren Buffett lleva tiempo invirtiendo en periódicos locales estadounidenses.

¿Por qué lo hizo?

El segundo hombre más rico del mundo, con una fortuna de 72.000 millones de dólares, reveló en ocasiones anteriores que la inversión en el célebre periódico estadounidense es netamente financiera. Aunque se haya convertido en el mayor accionista individual de la compañía, su control sigue en manos de la familia Sulzberger, cuyo fideicomiso controla 83,7% de las acciones de clase B con derecho de voto.

Si conocer más sobre la industria de los medios de comunicación y si resultan una oportunidad atractiva de inversión, suscríbase al Newsletter gratuito de Inversor Global. A través de él, nuestros especialistas le brindarán las mejores recomendaciones para manejar su dinero. Si todavía no lo recibe, puede pedirlo gratis con un click aquí.           

Deja tu respuesta