Gane con la ruleta petrolera

 

El croupier pone la bolilla a girar y al grito de “hagan sus apuestas” invita a los jugadores.  La ambición le gana al miedo. Algunos creen que ésta es su noche y que por eso hoy la casa perderá, otros –más cautos- conocen su desventaja, pero también dominan el arte de las estadísticas.

Así, ni más ni menos, está el panorama para los inversores que buscan acciones petroleras. El mercado exhibe una volatilidad pocas veces vista. El barril se mueve por debajo de los US$ 50. Cuesta creer que en 2008 el Brent, que se negocia en Londres, estaba en US$ 145 y el WTI norteamericano marcaba los US$ 147. Hace tan sólo un año, el primero de ellos se ubicaba en US$ 106.

Las petroleras frenan sus proyectos de expansión a la espera de un mar más calmo. Mientras tanto, la guerra fría comercial entre Arabia y Estados Unidos no cesa.

Algunos analistas sostienen que habrá que esperar a la mitad de 2015 para ver el precio del crudo entre los US$ 70 y los US$ 80. “Pero nunca volverá a los US$ 100”, advirtió hace unos días el príncipe Alwaleed Bin Talal de Arabia Saudí.

La idea es que el país que administra Barack Obama no logre la tan anunciada autosuficiencia energética. Algo para lo cual deberá explotar el shale oil, imposible a estos precios…

A partir de los US$ 60 sostienen los expertos que esta industria sería viable, mientras que Arabia Saudita a partir de los US$ 8 el barril ya está en condiciones de producir petróleo convencional.

“A río revuelto…

…ganancia de pescador”, suele sostener el refrán. Ahí en el medio estamos nosotros: los pescadores (inversores).

El momento es tan atractivo como peligroso. “Como el mercado está todavía en pánico, un intento fallido sería un gran cachetazo”, adelanta Ariel Squeo, titular del instituto de Capacitación Bursátil (ICB).

No obstante, agrega, “el petróleo está en zona de cambio de tendencia. Llegó el verano, deberían venir los días lindos. La tendencia está bastante madura, pero no será un cambio repentino. Será importante detectar el primer punto de reversión”, me cuenta en una charla de café que tuvimos esta mañana en una conocida cafetería de la city porteña.

Así, quien tenga la habilidad o suerte de entrar en el momento correcto habrá descubierto una suerte de Santo Grial de las inversiones.

Acá va una punta

Está claro que el precio del petróleo será el resultado de esta pulseada entre dos gigantes, de la que somos meros espectadores, pero si es cierto que la tendencia maduró y que es momento de ir analizando una entrada –con bajo capital y mucha disciplina- me gustaría mostrarle algo.

Le pido, no obstante, que el seguimiento sea  periódico y responsable.

Tenaris (TS) es la acción argentina que mayor relación mostró con los movimientos del petróleo: registran casi los mismos puntos de inflexión en sus precios.

El gráfico que sigue está elaborado con los precios al cierre del viernes. Si quiere jugar una ficha, preste atención: lo que ve ahí puede ser un soporte, un punto de inflexión al alza. Por otra parte, si el precio perfora los $ 160 hacia abajo es una señal para abandonar el bote.

Con un ojo mire la evolución de la acción con el otro siga el precio del barril. Si vemos que el valor del barril se hunde más allá de los US$ 48, esa es nuestra luz amarilla. Si más aún, perfora los US$ 46,5, lo que tiene enfrente es la luz roja.

Tiempos de cambio: YPF y Petrobras

El año pasado estuvo caracterizado por un Merval con alza pronunciada, un escenario en el cual es complejo equivocarse.

2015 no será sí. Habrá que ser cauteloso y moverse con precisión quirúrgica. Dentro de las petroleras, vale mirar YPF.

Lo ideal será esperar a que la acción se ubique cerca de los US$ 250 para ingresar. Si eso sucede, y posteriormente el valor corta los US$ 300, entonces mi amigo déjela correr.

Por último le voy a hablar de una acción que tuve que sacar de la cartera de Revancha Argentina por su profunda caída: Petrobras Brasil.

Revancha es un portfolio de riesgo moderado, por lo cual no podía permitir esta clase de comportamiento de un activo, pero si usted lo que busca es riesgo, acá está…

No sólo incluye el riesgo del petróleo, sino que carga sobre sus hombros el costo de la corrupción empresarial y política que hoy plantea Brasil. Es algo sobre lo cual no me voy a explayar (y lo hecho, los medios también), pero que llevó el valor de la acción a niveles imposibles de pronosticar por parte de los analistas.

El stop loss para este activo habría que ubicarlo en $ 35, me sopla mi amigo Ariel. “Si rompe el techo de los $ 45, debería comenzar un alza más sostenida. Si pasa los $ 50, compraría más”, revela.

Así, con sumo cuidado, debería moverse por este campo minado.

Ser el primero lo ubicará en una posición privilegio cuando llegue el momento de las ganancias, pero también incluye un riesgo muy elevado.

¿Se ánima?

Tome una decisión, el crupier está por gritar “¡No va más!”

Hasta la semana próxima.

Saludos,

Ignacio.

 

Deja tu respuesta