¿Es el cepo cambiario un mal necesario?

Si usted fuese un adolescente reprendido y reprimido constantemente por sus padres, carente del privilegio de salir con sus amigos y otras libertades y de pronto todas estas restricciones desaparecen, ¿qué sucedería?. Evidentemente, intentaría recuperar todo el tiempo perdido y terminaría sumergido en excesos y descontrol.

Similar situación afrontaría la Argentina ante una eliminación abrupta del cepo cambiario sin realizar los ajustes pertinentes en el contexto de hoy, donde la confianza en el peso es bastante baja y en consecuencia, la fuga de capitales sería masiva.

Sin embargo, el presidente del Banco Central, Alejandro Vanoli, reiteró que existe una posibilidad de desmantelar el control cambiario en el corto plazo. ¿Qué consecuencias tendría esta acción sobre el mercado y si es así, por qué no se lleva a cabo?, entérese a continuación.

Que sí, que no

Por un lado el funcionario asegura que “técnicamente” se pueden eliminar las restricciones cambiarias. Y por el otro, señala que tomar la decisión depende de la evaluación que se haga de las distintas circunstancias, más allá del estado de las reservas monetarias de la Argentina.

Si en efecto,  el levantamiento del cepo depende del análisis de las circunstancias, ni “técnicamente”, ni “realmente” esta acción resultaría viable en el contexto actual. Por lo que considerarlo en el corto plazo, es más una aseveración populista con miras a traer votos.

No conforme con ello, el representante del BCRA había dicho en diciembre pasado que su idea era normalizar gradualmente el mercado de cambios y luego fue desmentido por otros funcionarios del Gobierno.

Una Argentina adolescente

El economista José Luis Espert, director de la firma Espert & Asociados, señaló en una entrevista para Inversor Global que para lograr una eliminación efectiva de los controles cambiarios es necesario realizar reformas abruptas dentro del programa económico nacional. Esto incluiría una fuerte devaluación de la moneda local y una substancial  reestructuración fiscal y monetaria.  En paralelo, sería necesario trabajar en un plan antiinflacionario para atenuar los efectos de los ajustes.

En adición a los aspectos técnicos participes del juego cambiario, el mismo Vanoli ha dado indicios de que esta problemática quedará a cargo del próximo gobierno. De hecho, recientemente instó a los candidatos presidenciales a presentar propuestas de cómo abordarían una posible reestructuración del sistema en aras de vitar la volatilidad del valor de la divisa.

En los zapatos del inversor

En relación a la bolsa de valores, ante un hipotético levantamiento del cepo, según Espert, el mercado experimentaría un gran dinamismo, por lo que la medida, de ser aplicada junto a políticas adecuadas tendría efectos positivos.

Sin embargo, en el corto plazo no es posible visualizar esto como una realidad aunque en oportunidades los funcionarios del Gobierno asomen la idea. A la fecha, la brecha entre la cotización del dólar oficial (8,61 pesos por dólar) y la del paralelo (13,59 pesos por dólar) es de aproximadamente 58%.

No obstante, existen alternativas de inversión atractivas a pesar del cepo cambiario vigente en el mercado local, para conocerlas no deje  de suscribirse al Newsletter gratuito de Inversor Global. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta