El viejo continente pide a gritos un salvavidas del BCE

Pasados cinco años de la explosión de la crisis financiera, la economía europea continúa luchando para librarse de su estancamiento. En el día de ayer se publicaron cifras del comportamiento del índice inflacionario de la región, que acumula valoraciones negativas en torno al 0,2%.

La caída de los precios registrada resulta mayor a la pronosticada para este período, apalancada principalmente por el desplome de los precios internacionales del crudo.

Un artículo de Wall Street Journal, establece que la noticia aumenta las presiones sobre el Banco Central Europeo y la toma de decisiones referentes a la necesidad de potenciar el aumento de precios a valores cercanos al 2% en la Eurozona. En ese sentido, las posibilidades de efectivización de la compra de deuda soberana para aumentar la circulación de dinero, por parte de la entidad a los países de la región, son mayores.

Este tipo de política, también conocida como relajamiento cuantitativo, se ha puesto en práctica en el pasado por los bancos centrales de países como los Estados Unidos, Japón e Inglaterra.

La determinación de las medidas a aplicar se conocerán luego de la reunión pautada por las autoridades de la región el próximo 22 de enero.

Las expectativas de los analistas sugieren que el comportamiento de los precios puede continuar en los próximos meses debido a los pronósticos de mayores bajas en la valoración del petróleo para 2015. Sin embargo, tanto los  consumidores como las empresas que dependen de las importaciones del rubro energético y la exportación de bienes, son los grandes ganadores frente al escenario económico actual.

No obstante, el reporte señala que las consecuencias negativas, como el efecto sobre los salarios y los mayores costos de la deuda, superan los beneficios. 

Para la vocera de la Comisión Europea, Annika Breidhardt, la zona euro no se enfrente al tipo de deflación que afecta los aspectos descritos anteriormente, sino que se trata de una inflación negativa pasajera, por lo que anticipa que la “inflación baja continuará a corto plazo para luego repuntar una vez que la economía cobre fuerza paulatinamente y aumentan los salarios”.

Ante los anuncios referentes al desempeño de los indicadores económicos, el euro retrocedió hasta alcanzar su mínimo en nueve años, en relación con el dólar; lo que a largo plazo debería estimular el núcleo inflacionario debido al encarecimiento de las importaciones.

Grecia como factor decisivo

Aunque los problemas de liquidez que sufre Grecia ya se habían previsto, no se esperaban sino hasta mediados de 2015. Pero el adelanto de las elecciones gubernamentales y el posible ascenso al poder del partido Syriza, aceleró su aparición. 

De acuerdo con información publicada por El Mundo, el país ha experimentado desde el mes de diciembre una fuga de capitales de 3.000 millones, provocada principalmente por el miedo de los ciudadanos a una conversión automática de los euros en dracmas o a un “corralito griego”.

En ese contexto, el gobernador del Banco Central de Grecia, Yannis Sturnaras, pidió al presidente de BCE, Mario Draghi tomar medidas extraordinarias de liquidez para el sistema financiero griego tanto antes como después de la celebración de las elecciones. Sin embargo, con los rumores de la posible salida de Grecia de la Eurozona hasta que logre estabilizar su economía, esta opción no resulta viable para el representante de la entidad europea. 

Según fuentes de Frankfurt, citadas por El Mundo, a la fecha el BCE sigue proporcionando liquidez a los bancos griegos aceptando como colateral bonos soberanos griegos. Los expertos aseguran que  la ecuación de las necesidades coyunturales griegas terminarán influyendo en la modalidad de compra de bonos soberanos por la que se decida finalmente la autoridad monetaria el próximo 22 de enero.

Si desea recibir un informe detallado sobre el comportamiento de los mercados internacionales, así como información sobre inversiones en general,  no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta