El Gobierno dificulta el giro de dividendos: ¿qué deben hacer los inversores implicados?

Para nadie es un secreto que el contexto en el que se desenvuelve el sector empresarial privado argentino se caracteriza por ser bastante restrictivo. Las compañías de diferentes rubros tienen el difícil trabajo de lidiar día a día con diversas regulaciones con el fin de efectuar sus operaciones y así cumplir con las expectativas de desempeño esperadas por los inversores que generan el sustento de su actividad económica.

Al ya complicado escenario local, se suman imposiciones recientes, vinculadas directamente con la repatriación de dividendos de las empresas multinacionales o transnacionales a su casa matriz.

Para  mediados de 2011, la posibilidad de girar dividendos al exterior por parte de las empresas era inexistente. Este mecanismo permaneció bloqueado hasta abril de 2014, en vista de que el ejecutivo a través del BCRA, exigió a los actores privados mantener un stock de reservas elevado que permitiera estabilizar las reservas monetarias de la entidad. Posteriormente, con el objeto de cumplir con las exigencias de los organismos internacionales para reabrir la línea de crédito hacia la Argentina, se habilitó nuevamente este proceso.

En esta oportunidad, implementó nuevas restricciones: se prohibirá repatriar dividendos a aquellas empresas que tengan asuntos por resolver con la AFIP en cuanto a sobrefacturación por importaciones o subfacturación por exportaciones, o que se encuentren envueltas bajo procesos de investigación de la Unidad de Información Financiera (UIF) por sospechas de lavado de activos.

La imposición también alude a las firmas que no estén al día con la documentación requerida por el  Ministerio de Economía en relación a sus planes de inversión, así como información de costos y márgenes de rentabilidad solicitados por la Secretaría de Comercio Interior. Todo ello aunado a la acostumbrada discrecionalidad de autorización de los montos.

Los analistas pronostican que estas restricciones se mantendrán en la medida en que el Gobierno siga presentando dificultades para conseguir dólares. En el marco de una negociación incierta con los holdouts, se asegura que no habrá ajustes ni flexibilización de estas regulaciones, al menos hasta la llegada de un nuevo tren gubernamental, posterior a las elecciones a celebrarse en el mes de octubre.

Ahora bien, teniendo en cuenta que los dividendos en una última instancia suelen repartirse entre los accionistas de la empresa en cuestión (esto último, sujeto a las políticas de la compañía), la no repatriación de los mismos resulta perjudicial para los inversores de las firmas que presenten problemas para llevar a cabo estos giros.

Aunque en el caso de las empresas multinacionales y transnacionales, el contexto argentino y la no repatriación, no afecta en mayor grado a los inversores vinculados a las mismas a nivel global, es necesario estar consciente de que esta situación puede darse en contextos que SI afectan a los inversores. En escenarios como ese, de acuerdo con Nery Persichini, economista de Inversor Global,  se plantean varias alternativas que resguardan al accionista:

  • En primer lugar, es necesario analizar la evolución y desempeño que viene mostrando el sector al que pertenece la empresa en cuestión, si este viene en franco descenso, la mejor opción es disminuir la presencia en el mismo.
  • En esa secuencia, si se cuenta con acciones de alguna firma que presente este tipo de inconvenientes, se puede optar por opciones financieras que ayuden a atenuar la caída en la valoración de los títulos.
  • Si por el contrario, el inversor desea continuar con sus participaciones en el sector afectado, existe la opción de buscar empresas locales asociadas a la actividad, cuya política de dividendos sea más atractiva para el accionista.

Existe una amplia gama de opciones que pueden ayudarle a preservar sus activos en situaciones como esta, si desea recibir un informe detallado sobre como acceder a estas, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta