¿Cuál es el talón de Aquiles de Warren Buffett?

Poca gente sabe tanto sobre el mundo de las finanzas como Warren Buffett. Es uno de los mayores inversores de todos los tiempos y el segundo hombre más rico del planeta, pero como todo ser humano, también puede cometer errores.

“¿Cómo te conviertes en millonario? Hazte billonario y luego compra una aerolínea”, soltó en una oportunidad el Oráculo de Omaha. Es que desde que se vio perjudicado tras adquirir acciones preferentes convertibles de USAir Group Inc. en 1989, Buffett condenó este tipo de inversiones por los grandes problemas que le han generado.

En su carta anual de 1996 a accionistas, el multimillonario explicó cuál fue su error: “Mi análisis del negocio de USAir fue superficial y equivocado. Estaba tan cautivado con la larga historia de operaciones rentables de la empresa, y por la protección que me ofrecía la propiedad de un valor senior que pasé por alto un punto crucial”.

Según sus palabras, lo que no tuvo en cuenta fue que “los ingresos de la compañía sentirían cada vez más los efectos de un mercado desregulado y ferozmente competitivo”. La estructura de costos que manejaba la empresa era un remanente de los días en que la regulación protegía las ganancias, y si éstos no se controlaban, “auguraban un desastre, por más reconfortante que fuese el historial pasado de la aerolínea”, escribió Buffett.

Berkshire Hathaway tuvo que realizar una rebaja contable de su inversión de 358 millones de dólares y recién en 1998 optó por vender sus acciones consiguiendo una “cuantiosa ganancia”, cuenta un artículo de The Wall Street Journal.

NetJets, una empresa que opera en el mercado de aviación privada e integra la cartera de Berkshire, también resultó ser un dolor de cabeza para Warren Buffett. A pesar de pertenecer al sector privado, la firma afronta muchos de problemas que tienen las aerolíneas comerciales como por ejemplo altos costos fijos y mano de obra sindicalizada.

Las negociaciones sindicales, el tire y afloje entre recortes de costos “necesarios” para algunos e “injustificables” para otros y la presión de Berkshire para que sea una empresa con mayor retorno sobre ingresos han generado una preocupación para el Oráculo de Omaha.

En 2009, en plena crisis económica, la compañía casi colapsó cuando sus clientes redujeron el uso de jets privados. En consecuencia, Berkshire afrontó una deuda de 1.900 millones de dólares y Buffett aseguró que de no haber sido por esto, la firma habría quebrado.

Cuando el contexto mejoró, los clientes regresaron a comprar acciones a cambio de horas de vuelo y NetJets repuntó. Actualmente, a pesar de ser rentable, la compañía no es una de las mejores apuestas de Berkshire Hathaway ya que en 16 años no ha pagado ni un solo centavo en dividendos, según afirmó una persona cercana al conglomerado.

Además, su valor neto es considerablemente menor a los 725 millones de dólares en efectivo y acciones que pagó Berkshire en 1998. Y de acuerdo con el periódico estadounidense, el gigante todavía no ha recuperado su dinero de compra incluso si se excluye el aumento del precio de sus acciones desde la adquisición. 

Si desea conocer en qué invierten los grandes gurús del mercado, recuerde que puede suscribirse al newsletter semanal de Inversor Global. A través de él, nuestros especialistas le brindarán las mejores recomendaciones para manejar su dinero. Si todavía no lo recibe, puede pedirlo gratis con un click aquí.

Deja tu respuesta