Caída la RUFO, Kicillof compartió la estrategia del Gobierno con los Buitres

La cláusula RUFO (por su nombre en inglés: Rights Upon Future Offers), que les permitía a los bonistas que entraron a los canjes de 2005 y 2010 reclamar si es que alguien recibía una oferta mejor que la que en su momento aceptaron ellos, ya no está más en vigencia. Así, desde el 1ero de enero de 2015 el Gobierno tiene la posibilidad de jugar nuevas cartas que antes no figuraban entre las posibilidades.

En una entrevista publicada en el sitio ElDestapeWeb.com, el ministro de Economía, Axel Kicillof, explicó cuál es la estrategia a adoptar frente al conflicto con los Buitres y su eventual solución.

Pero antes, es necesario conocer qué es lo que se demanda. Sobre este punto el ministro de Economía aseguró que “hay bonos con pari pasu y sin pari pasu; con fallo y sin fallo. Algunos devengan intereses judiciales, que son muy bajos, y otros aún con el interés del bono original. Estimo que el total máximo para cancelar el 7,4 % que no entró al canje en las condiciones de Griesa es de 23 mil millones de dólares. Y el tema es que para acordar hay que cerrar con todos”.

En esta línea, el medio detalla que la oferta argentina es el canje 2005 más intereses y cupón de PBI capitalizados. De esta forma, los bonistas cobrarían el 100% del valor nominal del bono y, aunque no es equivalente al fallo dictaminado por el juez estadounidense Thomas Griesa, las partes pueden negociar independientemente y llegar a un acuerdo.

El ministro detalló que se trata de “un Discount como si hubiera entrado al canje en 2005, con intereses capitalizados durante todo el periodo y estamos dispuestos a ofrecer también el cupón PBI desde el primer canje, capitalizado. Puede dar hasta 100% del valor nominal”. Y ejemplificó: “el que tiene 400 millones de dólares en bonos cobra 400 millones de dólares. Son 6.500 millones de dólares en total para el 7,4% que no entró al canje”.

Si bien la quita es sustancial el ministro recordó que en los canjes anteriores, “el 93% aceptó porque no podía cobrar de otra manera. Y ahora tampoco”, y alertó que “solo el 20% de los bonos tiene legislación Nueva York. El 50% es Argentina y el 30%, europea”.

Respecto del acceso al financiamiento por parte de la Argentina, Kicillof aseguró que la tasa del mercado “es la misma. No hubo pedido de aceleración. No pasó nada”, sentenció. Si desea recibir un informe detallado sobre la situación de la Argentina con los holdouts, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta