Brasil acentúa la baja del real y la Argentina opta por las microdevaluaciones

El fuerte control del mercado de cambios que efectúa el Banco Central de la República Argentina (BCRA) mantiene al peso alejado de las medidas devaluatorias que están impulsando sus socios comerciales más importantes. Mientras el dólar se fortalece en todo el mundo y los grandes inversores se desprenden de activos emergentes,  el peso se mantiene casi fijo gracias a la intervención del Central que ayer salió a vender 10 millones de dólares para que la suba de la divisa estadounidense sea sólo de 6 milésimas.

Según información que publicó El Cronista, el mayorista cerró tres milésimas debajo del máximo del día a 8,561 pesos y la moneda argentina perdió 0,07% en la jornada ayer. Por otro lado, el real brasileño se devaluó un 0,64% al hacer eco de la crisis que azota la zona euro y llegó a cotizar hasta 2,709 por dólar, su nivel más bajo en dos semanas.

Ambos países han decidido tomar caminos muy diferentes. La devaluación en el país carioca acumula un 20% desde septiembre y en el mercado internacional la paridad dólar-real se encuentra en 2,72 unidades brasileñas por cada divisa norteamericana. En este sentido, se espera que la tendencia para este 2015 siga siendo a la baja debido al fortalecimiento del dólar en el contexto internacional.

En tanto, en la Argentina el Central ha optado por las microdevaluaciones. Así acumula 2,32 centavos en noviembre, 2,65 centavos en diciembre y 1,1 centavo en los dos primeros días del año. De este modo, de acuerdo con el artículo, la entidad monetaria logra mantener estable el tipo de cambio para usarlo como ancla antiinflacionaria. Pero aunque el control de cambios funcione internamente para no devaluar, el peso sigue acumulando presiones de la economía mundial.

Sumado a esto, la caída del real supone una mala noticia para el retraso cambiario que ya acumula el peso argentino en lo que va del año. El hecho es que con un peso menos competitivo frente al real, se vuelven menos atractivas las exportaciones argentinas. Y para este año, los analistas elevaron la estimación de un dólar fuerte cercano a los 2,80 reales. Así, se espera una devaluación de casi un 8% a lo largo de 2015 frente una inflación proyectada del 6,56% anual. En la Argentina, ésta se encuentra por encima del 30%.

¿Cuál es el contexto?

La apreciación del dólar ante el repunte de la actividad económica de Estados Unidos, que derivará en una suba de las tasas de interés de referencia para mitad de año, sumado a la consiguiente caída de los precios de los commodities crearon el escenario propicio para la depreciación de las monedas emergentes.

En este sentido, durante 2014 los precios de las materias primas, principal recurso de exportación de los países en desarrollo, mantuvieron un comportamiento a la baja debido a debilidades estructurales internas y a su escasa demanda global. Históricamente, el alza del dólar ha representado una amenaza para los países emergentes, y en esta oportunidad no es una excepción.

Por otro lado, la especulación de que Grecia podría abandonar la zona euro hundió aún más la demanda por los activos de los mercados emergentes, lo que genera mayor presión sobre las monedas. Ante este escenario, el banco central de Brasil anunció la semana pasada que ofrecerá hasta 100 millones de dólares diarios en swaps de monedas para sostener el real hasta el 31 de marzo. De acuerdo con la proyección que hace Moody’s Analytic, la pérdida de valor de las monedas emergentes continuará durante este año.

Si desea recibir el análisis completo de nuestros especialistas, recuerde que puede suscribirse al Newsletter semanal de Inversor Global. A través de él, nuestros especialistas le brindarán las mejores recomendaciones para manejar su dinero. Si todavía no lo recibe, puede pedirlo gratis con un click aquí.

Deja tu respuesta