Aproveche el ancla del dólar para invertir en 2015

Es increíble como un concepto tan antiguo puede seguir tan vigente hoy en día y es que el gobierno kirchnerista parece un gran seguidor de las doctrinas maquiavélicas porque a través de la premisa “el fin justifica los medios”, delimita toda su política. En este caso, la pauta a seguir en el 2015 con respecto a la inflación, es esa misma. 

En medio de este escenario lamentable, usted todavía tiene oportunidades de inversión. Descúbralas a continuación. 

El escenario

Los expertos pronostican niveles de inflación en torno al 20 y 25% para finales de 2015 en el país, lo que significaría una desaceleración de la misma, si se compara con los niveles récord alcanzados el año pasado. Pero ¿a qué se debería esto?

Todo indica que las apuestas del Gobierno se enfocarán en tres aspectos:

-Mantener un retraso cambiario.

-Congelamiento de las tarifas de servicios públicos.

-Asentamiento de la política de Precios Cuidados.

Aunque en primera instancia el objetivo de contener los precios parezca beneficioso para la colectividad, se debe tener en cuenta que las medidas a implementar para cumplir con éste, transforman al sistema económico local en una bomba de tiempo. Seguramente se estará preguntando por qué. A continuación la explicación:

Centre el foco sobre el primer aspecto señalado. El desplome de los precios de las commodities, aunado a un mejor desempeño de la economía estadounidense, le ha permitido al dólar fortalecerse en relación con el resto de las monedas, principalmente frente a las pertenecientes a los países emergentes.

En ese sentido, Nery Persichini, economista de Inversor Global explicó que sostener un retraso del dólar a nivel local significa ir contra la corriente, más aún, si a esto se suma la falta de competitividad que de por sí ya caracteriza al peso argentino. En consecuencia, más temprano que tarde se estaría produciendo una megadevaluación similar a la implementada en enero del año pasado, para corregir de alguna manera el desequilibrio generado por el atraso cambiario.

Persichini destaca que “a pesar de la fuerte devaluación de enero pasado, el peso se depreció “sólo 31% en 2014, mientras que la inflación fue 38,5% (según el Congreso). Esto quiere decir que el tipo de cambio real se apreció casi 6%”.

No es momento de entrar en pánico, ¡pesque en río revuelto!

En un contexto de inminente devaluación, las alternativas del inversor apuntan a los negocios en moneda extranjera.

Persichini, recomienda las opciones referentes a “dólar ahorro, cuya cotización se compone de la suma de tipo de cambio oficial más un 20%, sometido al permiso de la AFIP. Los bonos dolarizados emitidos bajo ley argentina y los títulos dollar-linked, cuyo rendimiento depende de la evolución del tipo de cambio oficial”.

En este particular, con el objeto de cubrirse de los efectos que una eventual y abrupta devaluación podría tener sobre su capital, existen alternativas de inversión específicas que puede conocer a través del Newsletter gratuito de Inversor Global. Si todavía no lo recibe, suscríbase con un click aquí.

Deja tu respuesta