Una cerveza especial que amenaza la supremacía alemana

Una cerveza especial que quiere conquistar a los alemanes

El 2014 fue un año muy importante para las grandes empresas productoras de cerveza, en parte debido al Mundial de Fútbol que se celebró en Brasil en junio pasado. Pero, en medio de las adquisiciones que estas firmas han hecho en varios países, el sub-sector de cerveza artesanal también creció a pasos agigantados.

Estados Unidos, Irlanda y Australia son solo algunas de las naciones en las que las cerveceras independientes no han dado su brazo a torcer en cuanto a vender sus marcas a empresas como AB InBev o SABMiller.

El movimiento que se ha dado en esta industria ha sido tal que hasta se corrió el rumor de que estos dos gigantes iban a conformar una sola y gran firma productora.

Este viernes, el sitio web de economía y finanzas Market Watch señaló que los productores de cerveza artesanal de Estados Unidos quieren tener más presencia en Alemania, donde la cultura alrededor de esta bebida alcohólica es bastante importante.

Sin embargo, en los últimos años, el consumo de cerveza en tierra teutona ha decaído. De acuerdo con el artículo, en promedio el alemán bebió aproximadamente 37 galones de cerveza en 1991, algo que contrasta con el dato de 2013: 28 galones. Aunque de que sigue siendo una cantidad mayor a los 19,8 galones al año que toma en promedio el estadounidense, muchos consideran que es hora de que se impulse mucho más.

Stone Brewing Co. llega a Berlín

La exportación de cerveza artesanal estadounidense al exterior ha ido en franco crecimiento. Market Watch resalta que de los más de 5,3 millones de barriles de cerveza exportada en 2013, de acuerdo con la Oficina del Departamento del Tesoro de impuestos y comercio de alcohol y tabaco, 282.526 barriles correspondieron a marcas artesanales. Parece poco, pero significa un aumento de 49% desde 2012.

Pero además de enviarla a otras naciones, ahora los dueños de negocios han decidido trasladarse completamente a otros territorios. Es el caso de Stone Brewing Co. y su fundador, Greg Koch, que a principios de este año comenzó la construcción de una instalación en Berlín para elaborar su cerveza, además de que abrirá un restaurante en el mismo lugar.

Sin embargo, no son los primeros. La marca Samuel Adams desembarcó en Alemania en 1985 y el presidente de la compañía mencionó algo que diferencia al consumidor local en comparación con otros: los alemanes son curiosos y les interesa probar y conocer más sobre los tipos de cerveza que se producen en el país del Norte.

Tal es el interés que incluso el mismo país estaría más que dispuesto a adoptar los métodos que utilizan las cerveceras artesanales estadounidenses y que formen parte de la inmensa cultura de esta bebida alcohólica.

Deja tu respuesta