¿Se avecina el estallido de otra burbuja tecnológica?

La expansión acelerada que tradicionalmente ha caracterizado al sector tecnológico usualmente provoca que las acciones de las empresas de este rubro que cotizan en la Bolsa sean muy demandadas, sin importar el precio de éstas. Esta dinámica, genera en el mediano plazo un fenómeno de perdida de confianza en el área gracias a la sobresaturación de recursos recibidos. De esa manera, el riesgo de que surja una burbuja económica vinculada al sector en cuestión, es bastante alto.

Actualmente, muchas empresas tecnológicas tienen una posición bastante sólida dentro de los mercados de valores. Por ejemplo, el gigante de e-commerce Amazon, hizo su debut bursátil en 1997 cotizando en 18 dólares por acción y a pesar de su caída durante el boom puntocom, para el segundo semestre de 2014, sus títulos rondaban los 330 dólares. La red  social para profesionales LinkedIn, que se hizo pública en mayo de 2011 ofreciendo activos por 45 dólares, hoy sitúa sus acciones en más de 200 dólares.

Según información extraída de Visual Capitalist, en 2014 hubieron 590 compañías del área de la tecnología con intenciones de introducirse en la Bolsa de valores; la mitad de ellas basa su modelo de negocios en la Internet y acumulan más de 55.000 millones de dólares en acuerdos de financiamiento. De éstas, apenas 26 están valoradas por encima de los mil millones de dólares, como es el caso de Airbnb (10.000 millones de dólares), Dropbox (10.000 millones) o Pinterest (3.800 millones).

Asimismo, de acuerdo con datos de BBC Mundo, el 75% de las firmas del ramo que debutaron en el mercado bursátil durante el primer trimestre del año, se encuentran en estado de pérdidas, destacando entre estas: Twitter, Groupon y Zynga. Para los analistas, este hecho representa un fuerte indicador de burbuja.

A diferencia del boom puntocom que tuvo lugar en los años 90, donde las empresas hicieron gastos excesivos en poco tiempo, las protagonistas de la escena actual generan verdaderas ganancias, además de contar con posibilidades de continuar su crecimiento. Sin embargo, el sector se mueve a una velocidad tal que se necesita solo una nueva idea para derrumbar el modelo de negocios por completo.

Un reporte de Visual Capitalis cita el caso de Yahoo!, que en 1999 adquirió Geocities por  3.500 millones de dólares. Decisión poco acertada, si se tiene en cuenta que Geocites no existe hoy día.

En este sentido, quienes reflexionan sobre el comportamiento del sector se preguntan si es posible esperar que compañías de la talla de Facebook, Uber, Alibaba o Snapchat puedan mantener la competitividad que les caracteriza ahora, más aún en un ambiente donde el ritmo de innovación se acelera cada vez más.

Con esto en mente, los inversores deben estar alerta ante la posibilidad de estallido de una nueva burbuja, y al mismo tiempo deben ser receptivos ante los efectos transformadores que esta puede llegar a causar.

Si desea recibir un informe detallado sobre empresas tecnológicas y su performance en los mercados de capitales, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta