Nouriel Roubini pronostica una “guerra de divisas”

Surgen rumores de una nueva guerra de divisas

Los inversores y analistas económicos siguen bien de cerca las movidas que realiza la Reserva Federal de Estados Unidos, que estaría a solo meses de subir las tasas de interés (lo que hará que el dólar se aprecie aún más con respecto a otras divisas). Paralelamente, varios países asiáticos, motivados por la más reciente resolución del Banco de Japón de inyectar más dinero a la economía para debilitar al yen, quieren hacer lo mismo con sus monedas, para que la diferencia con su vecino no sea tan marcada y puedan seguir siendo competitivas.

Éstos son dos de los puntos primordiales que menciona el apodado “Doctor Catástrofe”, Nouriel Roubini, para predecir que se podría dar otra batalla entre las divisas en un futuro próximo. Así lo manifestó en su más reciente columna para el sitio web Project Syndicate.

En el Viejo Continente parece darse la misma tendencia. Hace unos meses, Inversor Global publicó el artículo “La baja inflación: un problema que preocupa en Europa”, en el que se mencionó que una de las políticas del Banco Central Europeo involucraría la impresión de más dinero en efectivo para los países de la zona euro. Otros de los entes monetarios que también han contemplado esta medida son los bancos de Noruega, Suiza y Suecia.

Así, la divisa que se terminará apreciando será la estadounidense, pero Roubini afirma que todo esto podría tener un final desafortunado.

El crecimiento económico mundial

“Si el crecimiento sigue siendo débil y el dólar se vuelve demasiado fuerte, incluso la Fed podría decidir aumentar las tasas de interés más tarde y de forma más lenta, para así evitar una excesiva apreciación de su moneda”, señaló.

Todo este movimiento alrededor de las divisas mundiales deja en claro que los bancos centrales han recurrido a esta política como la única vía para impulsar la demanda y el crecimiento, debido a que hay otras medidas que no ayudan a este propósito:

  • La austeridad en el gasto del Estado que ha sido aplicado en Europa ha tenido consecuencias sobre el avance del crecimiento.
  • Debido al desendeudamiento tanto privado como público, también generado por el excesivo apalancamiento que se dio antes de la crisis, las naciones y empresas no tienen cómo poner a funcionar el motor de inversión.

Roubini concluye así que los resultados que han generado estas políticas de austeridad no han tenido el efecto ideal, sobre todo para las economías avanzadas que fueron las que más se afectaron por la recesión de hace cinco años.

Para él, las decisiones apropiadas pasan por una menor austeridad fiscal en el corto plazo y por un mayor gasto en la inversión pública, además de dejar de depender tanto en la emisión monetaria, que es precisamente lo que ha provocado el movimiento y el cambio de valor de las divisas mundiales.

Inversor Global le puede dar una mano en su camino por lograr mayores ganancias. Por medio del Newsletter semanal, al cual puede suscribirse gratuitamente, nuestros expertos económicos le seguirán entregando recomendaciones sobre inversión y economía. Para recibir gratis nuestro Newsletter y suscribirse a nuestros servicios, haga click aquí.

Deja tu respuesta