La Reserva Federal no aprendió de sus errores y esta vez puede ser peor

La Reserva Federal no aprendió de sus errores y esta vez puede ser peor

El próximo año la Reserva Federal llevaría a cabo lo que muchos han esperado y predicho desde hace ya unos meses: el incremento de las tasas de interés gracias a la mejora de la economía de los Estados Unidos. Aunque los funcionarios del ente monetario dijeron recientemente que aplicarán la “paciencia” en términos del aumento de los tipos, de acuerdo con el momento apropiado dado por los niveles esperados, un economista ha salido a advertir que el proceso propuesto por el banco central es una trampa, muy similar a la que se registró hace diez años.

Stephen S. Roach escribió la semana pasada una columna llamada “La Reserva Federal tiende otra trampa” para el sitio web Project Syndicate, en donde hizo un recuento de los sucesos que precedieron a la crisis hipotecaria y bancaria que envió a la recesión a Estados Unidos en 2008. Para él, parte de la responsabilidad la carga la entidad y para eso hace referencia al caso presentado entre 2004 y 2006, cuando se aplicaron las mismas medidas de un aumento gradual de las tasas de interés.

La historia es testigo

De acuerdo con Roach, luego de que estallara la burbuja de las puntocom en el año 2000, la Fed recurrió a una reducción de las tasas de interés hasta 1%, el nivel más bajo en 45 años. Luego de hacer esto, se tardó demasiado tiempo en comenzar a aumentarlas, además de que se hizo muy lentamente.

Desde junio de 2004 y durante los siguientes 24 meses, la junta que se encarga de determinar los tipos de interés hizo 17 incrementos, para pasar del 1% al 5,25%. “Entretanto, las burbujas inmobiliarias y crediticias fueron desarrollándose rápidamente, alimentando un consumo excesivo de los hogares, una reducción profunda de los ahorros personales y un déficit por cuenta corriente sin precedentes, desequilibrios que prepararon el terreno para el desplome que no iba a tardar en producirse a continuación”, manifestó Roach.

A la pregunta de por qué nadie trata de detener el proceso en el que está a punto de embarcarse la Fed nuevamente, Roach argumenta que ésta pudo absolverse a sí misma, al afirmar que no había sido culpa de la política monetaria que aplicaron, sino a la falta de una supervisión de los entes reguladores.

Aunque una de las enseñanzas que dejó la crisis de hace seis años incluye medidas más estrictas para los bancos en cuanto al otorgamiento de préstamos, entre otros, Roach considera que lo que se hizo está incompleto, ya que no incluye una solución a lo que ocurrió hace diez años, cuando las políticas monetarias de ese entonces generaron una nueva catástrofe.

El economista considera que esta vez podrá ser más grave, debido a que el aumento gradual parece que se dará de forma más lenta, debido a los riesgos de una deflación. Para él, los bancos mundiales de diferentes países han perdido su norte, por causa de las decisiones de bajar las tasas hasta cero y de sus balances inflados. Además, considera que no han podido adoptar una estrategia “para recuperar el control de los mercados financieros o de las economías reales que deben gestionar”.

Por último, Roach dice que se necesita que estos entes hagan nuevo planteamiento y que normalicen sus medidas lo más pronto posible, a pesar de la fuerte oposición que les puedan plantear los mercados.

Inversor Global le puede dar una mano en su camino por lograr mayores ganancias. Por medio del Newsletter semanal, al cual puede suscribirse gratuitamente, nuestros expertos económicos le seguirán entregando recomendaciones sobre inversión y economía. Para recibir gratis nuestro Newsletter y suscribirse a nuestros servicios, haga click aquí.

Deja tu respuesta