La economía china no camina, se toma el tren

Al margen de la desaceleración que viene experimentando la economía china, el Gigante Asiático ha sabido utilizar su olfato para identificar los sectores con mayor potencial de desarrollo, en los que hábilmente ha concretado inversiones que le ayudan a afianzarse internacionalmente.

El sector de los ferrocarriles le ha abierto las puertas a esta gran economía para lograr atractivos acuerdos multimillonarios que obligan a centrar la atención en dos empresas que vienen desempeñándose  de manera notable.

La primera de ellas, la estatal Railway Construction Corporation (CRCC), cuyos ingresos anuales se estiman en 79.000 millones de dólares para 2013. Y Chinese Railway Engineering Corporation (CREC), ambas en expansión y con operaciones en más de 60 países.

Un artículo de La Nación, destaca los proyectos mas relevantes llevados a cabo por estas empresas, haciendo referencia al contrato asignado en noviembre a CRCC por 12.000 millones de dólares para conectar los extremos de la costa de Nigeria a través de un ferrocarril de 1400 kilómetros, y CREC, que en conjunto con Russian Railways, planea la construcción de un tren de alta velocidad que viaje de Moscú a Kazán.

La participación de las empresas chinas en los negocios del rubro se hacen sentir alrededor del mundo; así, durante la última cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), el mandatario chino Xi Jinping y su homólogo peruano, Ollanta Humala, acordaron el desarrollo de una línea férrea de 3500 kilómetros de extensión para entrelazar la costa pacífica de Perú con la costa atlántica de Brasil.

En cuanto a Centroamérica, se han estructurado planes para la materialización de una línea terrestre interoceánica en Honduras. En adición a ello, la CRCC  tuvo a su cargo los estudios técnicos para la construcción del canal de Nicaragua, que comenzarán durante la tercera semana de diciembre.

En relación a los proyectos en África, además de la iniciativa a desarrollar en Nigeria, la CRCC dirige la construcción de una vía de conexión entre países que no poseen salida al mar, en este sentido, el trayecto incluirá Burundi, Ruanda, Uganda y Sudán del Sur, para terminar en las costas de Kenya.

La nota citada, establece que en el marco de la fuerte presencia china en los negocios del área de infraestructura, el país asiático ha logrado ganar terreno con respecto a los Estados Unidos y Europa. Un ejemplo de ello, lo constituyen las cifras publicadas en un informe elaborado por la Oficina de Contaduría Gubernamental de los Estados Unidos, en donde se muestra que las exportaciones estadounidenses hacia los países emergentes en términos de construcción, ascendieron unos 13.500 millones de dólares, mientras que las provenientes de China, lo hicieron en 51.900 millones.

La nueva ruta de la seda

Bautizada como “la nueva ruta de la seda”, esta línea ferroviaria  que ya se encuentra activa, acumula 13.000 kilómetros de construcción que logran conectar a España y China.

De acuerdo con información de El Mundo, Economía y Negocios, el primer tren en transitarla, alcanzó a llegar a Madrid durante la primera semana del mes de diciembre, habiendo trasladado contenedores con artículos navideños para los basares chinos desde la ciudad de Yiwu.

Una de las principales ventajas de la utilización de esta vía de transporte, es la rebaja en los costes de importación y exportación, lo que apalanca la salida de los productos chinos al resto del mundo.

Los planes de China aspirar conectar a todo el planeta por medio de líneas de ferrocarril, lo que consolida su influencia como potencia sobre la dinámica mundial.

Si desea recibir un informe detallado sobre otros proyectos de inversión así como información referente a la dinámica de los mercados internacionales, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta