El Gobierno eximió de Ganancias al aguinaldo pero no alcanza para revertir las distorsiones

Todas las personas económicamente activas han escuchado hablar del impuesto a las ganancias. La Ley 20.628, más conocida como la Ley de Ganancias, es la que determina qué personas tienen que pagar un gravámen especial de acuerdo con los ingresos que obtenga. En esta línea, y ante la presión gremial, el Gobierno determinó que aquellos que perciban salarios inferiores a los 35.000 pesos brutos no tributarán el aguinaldo complementario de este mes.

“Todos los trabajadores cuyos ingresos no superen los 35.000 pesos no van a pagar Ganancias sobre el medio aguinaldo del mes de diciembre”, anunció Cristina Fernández de Kirchner en la 20a. Conferencia Anual de la Unión Industrial Argentina (UIA) que se llevó a cabo en el hotel Sheraton de Pilar.

En un extenso discurso, la Jefa de Estado acusó: “¿A nosotros nos vienen a decir que nos nos importan los trabajadores?. No creo que haya nadie, más allá de la valoración que hagan de este Gobierno y de mi, que puedan negar que éste modelo hizo hincapié en la generación de trabajo”, remarcó, ante el ministro de Economía Axel Kicillof y el titular de la UIA, Héctor Méndez.

Detalló que del impuesto a las Ganancias el 20% se destina a ANSeS, el 34% al Tesoro Nacional y el 46% restante se distribuye a las Provincias. Sostuvo que “hay que desmitificar este tema del impuesto a las Ganancias, que quieren enfrentarnos con los trabajadores” y afirmó que “los salarios siguen ganándole a los precios en la Argentina, más allá de las mediciones que se hagan”.

¿Por qué la exclusión del aguinaldo no alcanza para revertir las distorciones?

En el encuentro, la Presidenta negó una pérdida del poder adquisitivo de los sueldos producto de la inflación, al afirmar que “claramente los salarios siguen ganándole a los precios en la Argentina”. Sin embargo, según cálculos del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) publicados en el diario El Cronista: “los salarios alcanzados por el Impuesto a las Ganancias perderán este año entre 9% y 12% de poder de compra como consecuencia de la combinación del tributo y el avance de la inflación”.

El análisis que realizó esta institución muestra que un trabajador (casado con dos hijos cuyo cónyuge no percibe ingresos) que cobró un sueldo bruto de 16.000 pesos en 2013, tributaba entonces 2,22% de Ganancias. Ese mismo empleado, con un incremento salarial de 32%, pasó a percibir un sueldo mensual bruto de 21.120 pesos pero este año paga de Ganancias 6,78% de sueldo, un 205% más. Con la excepción del medio aguinaldo de diciembre, el impacto bajaría apenas un punto porcentual al 5,74% del salario, un 159% más que en 2013.

De acuerdo a lo calculado por Iaraf, si bien esta medida achicaría la distorsión provocada por la falta de ajuste de los parámetros de cálculo y en tal sentido significaría un alivio para los trabajadores, lejos estaría de corregir la situación explicitada.

Mirá el video sobre el anuncio:

Si desea recibir un informe completo con todas las opciones de inversión que existen en la Argentina, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta