El “dólar blue venezolano” y las paradójicas distorsiones cambiarias

La Argentina no es el único país donde el mercado cambiario experimenta alteraciones debido a la intervención estatal. En Venezuela, dependiendo de la tasa de conversión que se aplique, un producto o servicio puede tener cuatro precios diferentes. Para ubicar esto en contexto, es necesario tener en cuenta que este país cuenta con tres tasas de cambio oficiales y una extraoficial, también llamada “mercado negro”. En términos numéricos, las tasas oficiales oscilan entre los 6 y 49 bolívares por dolar mientras que el dólar libre o negro equivale a 180 bolívares, lo que supera unas 28 veces al dolar legal.

Las tasas oficiales se emplean para el otorgamiento, en la mayoría de los casos con retraso, de divisas destinadas a las importaciones de los sectores de la dinámica económica. Los montos estipulados, a cierre de junio de 2014 se estimaban en unos 17.351 millones de dólares, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadísticas venezolano (INE), lo que equivale a un 40% del total de importaciones del país. En es línea, y según especialistas, el 60% de las restantes importaciones se realizan a tasa de mercado negro.

Ante la cada vez más reducida oferta de divisas autorizadas por el Gobierno, sumada al déficit fiscal del sector público financiado con la impresión descontrolada de bolívares, el dólar negro se ha visto potenciado y lo que es peor aún, ha logrado consolidarse como la referencia de cálculo de valor para todo aquello que se adquiera dentro de territorio venezolano.

Los desequilibrios aumentan, si se considera que los salarios de los ciudadanos del país caribeño son calculados en base a tasas oficiales por lo que para el local, Venezuela es un país extremadamente caro. Situación contraria para el turista, que al llegar al país con moneda extranjera, y realizar el respectivo canje en el mercado negro, puede manejarse con cifras bastante altas en bolívares.

De acuerdo con un artículo de BBC Mundo, Jessica Grisanti, representante de la firma Ecoanalítica, explicó que a falta de divisas legales, la gente está dispuesta a pagar precios muy altos por los dólares negros. Al mismo tiempo que afirma que el Gobierno mantiene el gasto público con moneda emitida por el Banco Central, sin contar con un respaldo en reservas.

¿Por qué el paralelo se va hasta las nubes?

El economista Luis Vicente León, director de la consultora Datanálisis, señaló en un reporte de Prodavinci que “el mercado augura que la oferta de divisas empeorará aún más en el futuro y además que se pueden quedar llenos de unos bolívares que no tendrán el mismo valor, encerrados en una economía en crisis y con inflación severa”.

Este fenómeno se ve impulsado por las acciones del Gobierno central, negado a hacer los ajustes correspondientes en la economía, además de darse a la tarea de mantener un déficit abismal en Petróleos de Venezuela (Pdvsa) que se financia por el Banco Central del país. Esto trae como consecuencia la pulverización del bolívar, al crearse una desconfianza tal, que los tenedores de capital están dispuesto a pagar cualquier precio por trasladar sus activos a una moneda dura que los proteja.

La nota de BBC Mundo, señala otro factor que contribuyen con el alza de la divisa en el mercado informal en las últimas semanas, como lo es la reducción de los ingresos por concepto de las ventas petroleras. Datos de Ecoanalítica muestran que la caída de los dividendos provenientes de las exportaciones del crudo se encuentra en 23.575 millones de dólares, lo que dificulta la disponibilidad de divisas a ser colocadas en la economía.

Adicionalmente, León expresa que “el referente que se ha estado utilizando como guía para las operaciones paralelas es el precio del dólar en la frontera. Hay que decir que las operaciones que se llevan a cabo en las regiones fronterizas son marginales, así que son incapaces de representar verdaderamente el mercado paralelo. Pero cuando no hay otras referencias, el precio se contamina y termina convirtiéndose en la cifra pactada y difundida”.

Expertos y bancas de inversión como Barclays, estiman que el precio del dólar paralelo para 2015 rondará los 200 bolívares.

La solución

Los expertos aseguran que para abordar las distorsiones económicas que agobian a Venezuela actualmente, es necesario que las autoridades presenten un plan de ajuste racional que gire en torno a sincerar el tipo de cambio oficial y realizar una apertura de los mercados para que se corrijan los desequilibrios que solo la naturaleza de la libertad en estos puede lograr.

Si desea recibir un informe detallado sobre mercados internacionales, así como información sobre inversiones no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta