¿Dónde guardan los súper millonarios sus posesiones más valiosas?

Los freeports o zonas francas son depósitos enormes de aspecto industrial, en los que se almacenan obras de arte, antigüedades, metales preciosos, vinos añejos y dinero, actualmente empleados por los grandes adinerados del mundo. A continuación, descubra dónde se encuentran.

En esta línea, una nota de BBC Mundo hace referencia a las apreciaciones de  Andrés Knobel, representante de Tax Justice International, organización que lucha contra la evasión fiscal.  En ellas, establece que “en su origen las zonas francas tenían como función facilitar el comercio internacional, permitiendo la circulación libre de impuestos de mercancías en tránsito. Con el tiempo se usaron para desarrollar una zona específica de un país con ventajas impositivas”.

La tendencia al uso de los freeports por parte de los acaudalados es proporcional al aumento del número de éstos. Un estudio de Wealth X en colaboración con el UBS, demuestra que en el 2014 se contabilizaron 2.325 multimillonarios, cuya riqueza combinada acumula unos 7.300 millones de dólares, lo que para poner estos números en perspectiva, equivale a la mitad del PIB estadounidense.

Estos enormes depósitos se encuentran repartidos por el mundo. En ese sentido,  Suiza cuenta con seis de ellos, incluyendo el más grande, cuyo tamaño se compara con el de 22 canchas de fútbol y resguarda obras de arte valoradas en unos 100.000 millones de dólares.

Luxemburgo, el principado de Mónaco y Singapur también tienen sus propias zonas francas. Por su parte, China se encuentra construyendo el freeport más grande todo el mundo, destinado para el almacenamiento de obras culturales.

Según datos del reporte, mantener  un cuadro en estos depósitos puede  llegar a costar unos 1.000 dólares anuales, mientras que un pequeño cuarto para albergar diversos objetos de valor puede ascender a 12.000 dólares.

El problema, de acuerdo con Knobel, es que cada vez con más frecuencia se utilizan estas instalaciones para almacenar objetos de valor que permiten la evasión impositiva y el lavado de dinero. El conflicto se agrava cuando se consideran aquellas zonas francas ubicadas en los denominados “paraísos fiscales”, donde esta práctica podría realizarse con mayor libertad.

Ante las acusaciones, ejecutivos involucrados con el funcionamiento de los freeports alegan que “La legislación contra el lavado de dinero se aplica a todos los operadores. La ley permite seguir el rastro de cada producto por medio de las declaraciones que se hacen y los inventarios. Los operadores tienen que comunicarles toda la información cuando la aduana lo solicita y son responsables de asegurarse de que están tratando con gente honorable a riesgo de perder su licencia”.

Si desea recibir mas información sobre temas de interés del mundo de las inversiones y demás datos sobre tendencias de negocios, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí

Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido