¿Cuáles son las reflexiones de Buffett para fin de año?

Como ya es tradición, todos los años Warren Buffet escribe una carta dirigida a sus accionistas, de la cual se rescatan importantes reflexiones del gurú de los negocios. De hecho, para muchos, estas lineas son el equivalente a un curso de gestión empresarial y activos. De acuerdo con The Wall Street Journal, la versión mas reciente de esta carta se dio a conocer el pasado viernes.

Cada año, el oráculo de Omaha recalca a su equipo dos principios que considera claves en la gestión de cualquiera de las más de 80 subsidiarias de Berkshire Hathaway.

El primero de ellos según Buffet, debe prevalecer independientemente de la actividad económica sobre la cual se planifique la toma de decisiones de inversión, se trata de mantener y proteger la reputación de Berkshire. El mismo sabio de las inversiones manifiesta “como he dicho durante los últimos 25 años, podemos darnos el lujo de perder dinero pero no podemos arriesgarnos a perder nuestra reputación”.

El multimillonario también ha hecho énfasis en reiteradas oportunidades sobre la necesidad de tener un plan de contingencia, en este caso un sucesor, que pueda encarar las decisiones si quien las toma hoy, llegara a faltar mañana por cualquier motivo.

En el ecosistema de Berkshire Hathaway, los gerentes de cada unidad de negocio operan con cierta libertad de acción y autonomía. Ante lo que Buffet siempre sostiene en su carta que pueden acercarse a él y hablarle tanto como deseen, al mismo tiempo que asume la responsabilidad de confeccionar un listado de reemplazos para cada uno de los lideres de las subdivisiones de la firma.

Además de estos principios, el clásico documento a grandes rasgos contiene un resumen del desempeño de la firma en el año en cuestión, las operaciones más importantes realizadas en ese período, así como la exposición de las cifras alcanzadas, perspectivas y pronósticos del mercado.

En Berkshire Hathaway, la carta de Buffett se convierte en un instrumento de gratificación en relación a la tarea de los colaboradores, y si es necesario, un refuerzo al reconocimiento de aquellos departamentos que en el último año hicieron un  esfuerzo destacado o han atravesado momentos difíciles por circunstancias externas. Esto, a través del refrescamiento constante del modelo de negocios, la aceptación de los errores cometidos desde la dirección y el reconocimiento de la dedicación del equipo de trabajo.

Si desea recibir un informe detallado sobre temas de interés del mundo de las inversiones y demás datos sobre tendencias de negocios, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta