Aciertos y desaciertos de inversión en época de crisis

Cuando el clima económico es turbulento, se generan opiniones encontradas en lo que a temas de contraer deuda o no se refiere. ¿Es posible sacar partido de la crisis a través del crédito?. Hay argumentos que sustentan las dos posibles posturas que suelen tenerse ante esta interrogante.  A continuación se presentan las teorías más relevantes que le permitirán formarse su propia opinión.

La primera teoría a citar es avalada por el testimonio de Javier Alvaredo, economista de la consultora ACM y ex jefe de asesores del Ministerio de Economía en un artículo de Clarín X . El experto considera que el momento es propicio para asumir una deuda, tomando como parámetro principal la selección de un proyecto con atractivos de inversión bien justificados a un plazo máximo de un año para cumplir el compromiso de pago. Esto último, tomando en cuenta que para finales de 2015 tendrán lugar elecciones presidenciales en el país.

El panorama preelectoral induce a desarrollar un atisbo de optimismo, frente a los posibles cambios y aperturas que pudiera traer consigo un nuevo gobierno en el país.

El economista asegura que un terreno sólido para invertir  en el contexto actual está dado por la adquisición de maquinarias, en las que se puede sacar provecho del tipo de cambio favorable, a través de los créditos subsidiados. Plantea así, la opción de las sociedad de garantías recíprocas. El aspecto incierto de esta alternativa yace en la imposibilidad de conocer como reaccionará el mercado ante esta acción en el futuro cercano para garantizar dividendos que le permitan al responsable del crédito hacer los pagos correspondientes.

Adquirir créditos que se manejen con tasas de interés variable, podría ajustarse más al escenario con el propósito de poder manejar los pagos en función del momento específico que esté viviendo el país.

Otras opiniones más radicales, como la del economista y ex presidente del Banco Central, Aldo Pignanelli, también reseñado en Clarín X, establecen que frente a tasas de interés tan elevadas como las vigentes, endeudarse resulta muy costoso y más aún si se toma como punto de partida la posibilidad de una devaluación en el corto plazo. Asimismo, los analistas que se inclinan por esta postura consideran que en períodos de crecimiento económico, los programas de financiamiento suelen ser más flexibles por lo que es más adecuado optar por el crédito en esas circunstancias.

Desde Inversor Global, Diego Martínez Burzaco, economista jefe de IG, recomienda implementar esta modalidad de inversión solo cuando se cuenta con dinero excedente que no se requiera recuperar de inmediato, de esa manera, expresa que “en momentos de alza del mercado, tomar deuda puede amplificar las ganancias, pero en momentos de caída como los actuales los riesgos se exacerban y  por ende es muy peligroso”.

Si desea recibir un informe detallado sobre alternativas de inversión en la Argentina, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta