WSJ: ¿Por qué a los argentinos no les preocupa la altísima inflación?

precios argentina inflacion

La inflación es un término económico que hace referencia al aumento generalizado y sostenido de los precios de los bienes y servicios existentes en el mercado durante un período de tiempo, generalmente un año. En la actualidad, son pocos los países que tienen problemas graves relacionados con esta deformación económica. Más bien todo lo contrario, cifras del Banco Mundial indican que sólo una pequeña fracción de los países sufrieron de una inflación de dos dígitos a finales de 2013.

Nuestro país es uno de los que, lastimosamente, integra el grupo de economías que sí padecieron alta inflación en el último tiempo. En esta línea, un artículo publicado en un blog de The Wall Street Journal explica porqué este aumento sostenido y generalizado de los precios en Argentina -que sería una catástrofe para cualquier otra nación-  es en cierta forma más una molestia que una pesadilla macroeconómica y, en definitiva, “no preocupa tanto”.

En la publicación se cita al economista Luis Secco, que dirige la consultora Perspectiv@s Económicas. El especialista estudió la tasa promedio mensual de inflación en la Argentina desde que el país regresó a la democracia en 1983. Luego tomó esa tasa y la anualizó para ver cómo se vería si se mantuviera durante un año bajo los últimos presidentes del Banco Central .

La conclusión a la que llegó muestra que una inflación alta ha sido la constante en las últimas décadas. “La mayoría de los muchos presidentes del Banco Central de Argentina parecen haber sido incapaces de frenar la inflación. De hecho, con algunas pocas excepciones, los gobiernos y presidentes del Banco Central han tratado el problema de manera inefectiva o incluso permisivamente, como si fuera una molestia inofensiva”, se apunta en el artículo.

Después de la hiperinflación de 1988 y 1990, se impulsó un plan conocido como “convertibilidad”, que logró contener los precios en Argentina en los años 90, pero que terminó por colapsar en 2002 después de que se devaluara el peso, elevando los temores de un regreso al caos inflacionario.

Eso no sucedió y los precios subieron moderadamente hasta 2007, cuando para sorpresa de todos, el gobierno argentino, a través de la intervención de varios organismos públicos, comenzó ocultar la creciente inflación. Aunque pronto se hizo obvio que los precios estaban subiendo, funcionarios del gobierno aseguraron que la gente que decía lo contrario eran mentirosos interesados en desestabilizar al oficialismo.

Por varios años, el gobierno dijo que la inflación se encontraba en cerca de 10%, mientras que los economistas y los gobiernos provinciales decían que era dos o tres veces más alta. El Fondo Monetario Internacional incluso censuró a Argentina y abrió la puerta a sanciones si no se aseguraba que sus cifras fueran confiables.

Actualmente, las cosas son un poco diferentes. El gobierno admite la inflación de dos dígitos y promociona el éxito de un programa que fija un tope a los precios de cientos de bienes y si bien octubre cerró con la menor suba del año en el costo de vida, no alcanzó para perforar el piso de 2% mensual en el que está desde mayo del año pasado.

En 2014, la inflación sigue alta y se estima que está cerca de 40% anual. Es un viejo problema para los argentinos, “pero en cierta forma es más una molestia que la pesadilla macroeconómica que podría ser en otro país”. Por eso, el autor de la nota defiende que los argentinos “se han acostumbrado tanto a la alta inflación que han desarrollado una cierta inmunidad psicológica a ella”. 

Y concluye: “como la rana de la fábula que se cocina sin saberlo en la olla con agua hirviendo, los gobiernos argentinos y los presidentes del Banco Central e incluso algunos argentinos de a pie no sienten la necesidad de salir y bajar la temperatura. Están cómodos con las cosas como están, lo que significa, quizás, que el agua podría seguir hirviendo por muchos años más”.

Si desea recibir más información sobre las perspectivas económicas e inflacionarias de la Argentina, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Además, nuestros expertos le podrán brindar consejos sobre cómo sortearla y realizar las mejores inversiones. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta