¿Recibió un aumento de sueldo inesperado? Sepa cómo administrarlo

Al momento de recibir un aumento de sueldo o una comisión inesperada, la primera reacción que manifiestan la mayoría de las personas es el de deseo consumista de gastar el dinero. Sin embargo, esta no es una actitud conveniente en términos de salud financiera.

Existen decisiones más inteligentes que otras, y sin dudas, el gasto impulsivo no se encuentra entre una de ellas. Para que aprenda la mejor forma de administrar su dinero y manejar sus finanzas personales, en esta nota de Inversor Global le traemos cuatro consejos prácticos recopilados en el sitio de noticias BBC Mundo.

Contrólese

El auto-control es el primer paso en que debe incurrir ante cualquier dinero extra que reciba para no caer en gastos innecesarios. El segundo paso es la disciplina para tomar decisiones financieras inteligentes respecto al manejo de sus nuevos ingresos y mantenerlas en el tiempo.

La mayoría de las personas no recibe avisos de que le van a subir el sueldo. Así, de un día para otro, se sorprenden con la grata noticia de que recibirán más dinero a fin de mes. En este caso, es importante que no haga planes con la idea de que recibirá un aumento si todavía no lo ha recibido.

Esto no quiere decir que no deba darse ningún gusto ni resolver algún capricho pendiente. Puede hacerlo, pero mesuradamente y sin gastar todo el dinero. “A los clientes les digo con frecuencia que si han trabajado duro y han conseguido un ascenso o un aumento de sueldo, deben darse una recompensa”, explica Brett Evans, director ejecutivo de la firma Atlas Wealth Management en Southport al sitio.

Lo recomendable en este aspecto es separar un 10% del nuevo ingreso para cumplir con un pequeño gusto y guardar el resto para gastos más inteligentes.

Hágase cargo de sus deudas

No se emocione mucho con viajar o comprar de ropa si es que cuenta con deudas en su haber. Un aumento de sueldo le servirá en este caso para cancelar sus deudas, y sobre todo, los pagos pendientes con tarjetas de crédito.

El enfoque de la “bola de nieve” es muy útil en estos casos: comenzar primero pagando la deuda más pequeña y avanzar luego con las más grandes.

Shannon Lee Simmons, experta de planificación financiera de la canadiense Simmons Financial Planning, recomienda como primera medida “pagar deudas al consumo”. Con esta estrategia, irá ganando impulso financiero y psicológico, eliminando una deuda a la vez.

Ahorre para futuros imprevistos

Si no cuenta con deudas por cancelar, entonces podrá empezar a canalizar sus nuevos ingresos al ahorro.

En este sentido es importante estar preparado para el futuro: afrontar un pago repentino o perder el trabajo y tener que pasar algunos meses sin ingresos hasta conseguir uno nuevo. Lo aconsejable es separar en una cuenta una cantidad de ingresos equivalente como para cubrir sus gastos básicos de entre tres y seis meses.

Si usted se enferma, pierde su trabajo o tiene planes de mudarse, el fondo de emergencia es el perfecto amortiguador que hace que estos cambios sean más manejables. Con ese dinero reservado, podrá pagar sus obligaciones y llevar una vida lo más normal posible durante el hecho imprevisto.

Establezca objetivos a largo plazo

Ya sea para la universidad de sus hijos, comprar una casa o irse de vacaciones, es momento de poner todos sus esfuerzos en la concreción de estos objetivos. Ponerse metas es una buena forma de obligarse a no gastar en cosas innecesarias y ahorrar dinero para estas cuestiones.

Brett Evans, experto en el manejo de finanzas, dice que “si tu nuevo puesto no te obliga a aumentar tus gastos, deberías poder dedicar al menos el 60% o el 70% del aumento salarial a tus objetivos de ahorro”.

Si le interesa recibir más consejos sobre finanzas personales, recuerde que puede suscribirse al newsletter semanal de Inversor Global. A través de él, nuestros especialistas le brindarán las mejores recomendaciones para manejar su dinero. Si todavía no lo recibe, puede pedirlo gratis con un click aquí.

Deja tu respuesta