Otra que se va: Carolina Herrera se suma al éxodo de las marcas de lujo

Una tendencia se fue consolidando a partir de 2011 en la Argentina con la imposición del cepo cambiario: las marcas de lujo que deciden desinvertir y cerrar sus puertas en nuestro país por las complicaciones que provocan las restricciones a las importaciones.

El éxodo comenzó en 2010 con la italiana Emporio Armani y le siguieron, en su mayoría, otras firmas de capital europeo. En 2011 abandonaron el país la francesa Yves Saint Laurent, Escada y Polo Ralph Laurent. Un año después, Louis Vuitton y la marca de ropa interior norteamericana Calvin Klein. Y en 2013, el fabricante de joyas Cartier y la italiana Fendi.

Ahora, llegó el turno de Carolina Herrera. Por las mismas razones que las anteriores, la lujosa marca cerrará su única tienda del país ubicada en el exclusivo Patio Bullrich de la Capital Federal.

El local había sido inaugurado en junio de 2009 por la propia diseñadora venezolana radicada en Estados Unidos, quien visitó Buenos Aires para anunciar su desembarco en el negocio de la moda top argentina.

El diario El Cronista confirmó el cierre de la tienda y consultó a Rosana Agrelo, responsable de CH Carolina Herrera para la región, quien explicó que “la actual coyuntura en el país hace imposible mantener el nivel de variedad y actualización de producto requerida para estar a la altura de nuestra marca y clientes”.

Agrelo también manifestó  el deseo de la firma de volver a Buenos Aires, pero explicó que “se ha visto obligada” ante la coyuntura local. La marca no puede ofrecer a sus consumidores la mayoría de sus creaciones por las restricciones impuestas por el Gobierno al ingreso de productos del exterior.

Según consignó la publicación, ya en 2009 la inauguración de la tienda estuvo demorada durante varios meses debido a los trámites de importación de los artículos. Hasta la semana pasada, se dedicaba a la venta de indumentaria femenina y masculina y tenía previsto sumar una línea para niños que nunca logró ingresar al país.

Kenzo, propiedad del grupo francés Louis Vuitton Moëtt Hennessy (LVMH), también cerró su negocio en el Patio Bullrich por la imposibilidad de seguir ofreciendo sus productos a sus clientes. Por este mismo motivo, el barrio de Recoleta es uno de los que más sintieron el éxodo de marcas exclusivas.

Según un relevamiento que realizó la consultora Desarrollo de Negocios Internacionales (DNI), asciende a 40 el total de empresas extranjeras que decidieron irse de la Argentina desde 2011. La mayoría de ellas son europeas, seguidas por las estadounidenses y latinoamericanas.

A principios de 2012, las compañías que debían adquirir dólares para girarlos al exterior –por el pago de importaciones o por el giro de dividendos a sus casas matrices- debían contar con autorización del Banco Central, una medida que no fue presentada por escrito. Si bien la salida de empresas es un proceso que se da desde la convertibilidad, el informe subrayó que “se exacerbó” a partir de 2011.

Si desea recibir información sobre este tema, recuerde que puede suscribirse al newsletter semanal de Inversor Global. A través de él, nuestros especialistas le brindarán las mejores recomendaciones para manejar su dinero. Si todavía no lo recibe, puede pedirlo gratis con un click aquí.

 

Deja tu respuesta