¿Empanadas de oro? En Francia, dos argentinos ganan millones vendiéndolas

ideas para ganar dinero

A muy pocas personas se les ocurren ideas para ganar dinero que finalmente resultan exitosas. Hace tres años, Enrique Zanoni y Gastón Stivelmaher tuvieron una: hacerle conocer al delicado paladar francés el sabroso gusto de las empanadas argentinas. Por eso, decidieron juntar dinero y reunieron 170 mil euros para poner un restaurant en París llamado Clásico Argentino. Hoy en día es un éxito rotundo, tanto así que gracias a él, los emprendedores ganan dos millones de euros vendiendo “empanadas chic” en el Viejo Continente.

Según apunta el sitio www.girabsas.com, los dos argentinos comenzaron sin apoyo ni expectativas y hoy cuentan con cinco restaurantes, un carrito móvil y el proyecto de exportar la marca. Los franceses adoptaron el producto con placer e hicieron florecer el negocio a tal punto que lo rebautizaron como “empanadas chic”.

“Teníamos esta idea hace rato y queríamos llevar la empanada al lugar que se merece en la gastronomía francesa”, confió al sitio Enrique Zanoni, que trabajó durante años como fotógrafo de modas en París y hoy se ha reciclado en empresario gastronómico.

Por otro lado, Gastón Stivelmaher, encargado de pensar las recetas, explicó cómo delimitaron el menú: “Dejamos de lado las frituras y refinamos la selección de los ingredientes: los mejores productos autóctonos argentinos y los locales, con reemplazos, si fuera necesario, para adaptarse al exigente paladar de los franceses”.

La “empanada chic” es una combinación de la comida típica argentina con una serie de ingredientes y tipos de cocción típicamente europeas. Según Stivelmaher, los franceses deliran con las empanadas de queso y espinacas así como con las de “chorizán”, preparada con chorizo artesanal francés.

A pesar de que el proceso de producción está lejos de ese manejo artesanal que les permitía a duras penas alcanzar las 200 empanadas al día cuando recién arrancaban a trabajar ellos dos solos, hoy producen unas 55 mil empanadas por mes, pero con su contenido idéntico al de esas épocas de escasez y desconocimiento mediátco.

Hay, aparte de las aclamadas empanadas, hay dos apuestas a futuro para los argentinos. La primera de ellas es el delivery ya que los franceses no están acostumbrados a usarlo. “La educación del delivery es hacerles entender que no se necesita prever una cena para el domingo desde el martes sino que pueden llamar diez minutos antes”, dicen los emprendedores.

El segundo de los cambios con los que buscan dejar marca es un libro de recetas, donde explican desde el repulgue y las salsas de todas las empanadas, hasta las pequeñas diferencias entre una empanada tucumana de una cordobesa o de una salteña.

Si desea recibir un informe detallado con más ideas sobre negocios rentables, no dejes de suscribirte a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta