China: el aliado vital de la economía en crisis de Venezuela

Venezuela y China decidieron hacer ajustes en los acuerdos bilaterales que mantienen desde 2007, con el propósito de que el país caribeño pueda contar con mejores flujos de efectivo durante 2015.

De acuerdo con información publicada por The Wall Street Journal, la nación asiática acordó fijar cambios en las condiciones de pago de los préstamos otorgados a Venezuela, que a la fecha acumulan alrededor de 50.000 millones de dolares.

Según el diario El Universal de Venezuela, los analistas consideraron esta decisión como fundamental debido al aumento del gasto público que viene de cara a las elecciones parlamentarias que tendrán lugar en Venezuela en 2015.

Ambos países decidieron el mes pasado eliminar los cantidades mínimas de envío de 330.000 barriles de petroleo por día (bpd) a China. En su lugar, se acordó que Venezuela solo realizará los envíos necesarios para cumplir con el préstamo.

El Universal informó que la estructura original del acuerdo fijaba el suministro de más petróleo que el necesario para cancelar los préstamos tras las alzas de precios, por lo que a fines de año China debía reembolsar el dinero excedente.

La estatal Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) reseñó en sus resultados financieros para 2013 cifras de envío de 485.000 bpd de crudo y combustible por un valor de 16.600 millones de dólares, aunque tenía que cancelar ese año por los préstamos alrededor de 7.000 millones de dólares.

Bajo el actual esquema, se evita esperar por los reembolsos de dinero del socio asiático y se podrá desviar más crudo a clientes que realicen pagos en efectivo.

En el marco de este convenio, también se decidió elevar el precio del barril que se toma como referencia para la valoración del petroleo que se despacha. En un principio, el valor referencial fue de 50 dolares, en función de lo estipulado por el mercado para el momento de la primera negociación.

Asimismo, se  eliminó el plazo de pago de tres años para uno de los tres tramos del préstamo. Los otros dos tramos se deben cancelar en el período dispuesto.

La noticia sobre estas nuevas condiciones del crédito chino permitió impulsar las reservas internacionales de Venezuela, que acumulan un descenso de 21% desde 2012. Además, trajo como consecuencia una oleada de compras de bonos venezolanos, que son los de mayor rendimiento en el mundo en desarrollo debido al riesgo país que acarrean.

El bono de referencia de Venezuela que madura en 2027 subió el lunes a 56,41 centavos de dólar con un rendimiento de 18,2%, frente a 53,7 centavos a principios de la semana pasada. Destacan los bonos de PDVSA con el rendimiento más jugoso al ubicarse en 28%, con vencimiento en 2017.

Por su parte, The Wall Street Journal  alega que en estos términos China puede emplear una estrategia a largo plazo,centrada en ayudar a estabilizar la economía venezolana al tiempo que mantiene las buenas relaciones con un mercado importante para sus empresas de servicios petroleros, perforación, minería, electrodomésticos y construcción. Las principales inversiones de China en Venezuela están materializadas en una empresa mixta, establecida en alianza con PDVSA, en la Faja del Orinoco, conocida por su riqueza en crudo pesado.

Deja tu respuesta