Moody´s alertó que en la Argentina la economía caerá al ritmo del peso

Hace días que el periodismo económico en la Argentina no puede encontrar buenas noticias para contar. La conferencia anual que la calificadora de riesgo Moody´s dio esta mañana en un hotel de Retiro, fue un claro ejemplo de esto. Las perspectivas para el país en los próximos 18 meses no sólo son poco alentadores: según cálculos de la agencia la economía se desplomará en un 2% hacia fines de año y tendrá un crecimiento nulo en 2015. 

La brecha cambiaria, que “en algunos tipos de cambio alcanzó el 90% con el dólar oficial”, hace afirmar que el peso está atrasado respecto del dólar y que una próxima devaluación es inminente. Gabriel Torres, vicepresidente para riesgo soberano de Moody´s, afirmó: “Creemos que habrá una devaluación, no sabemos aún cuándo, pero sí que se hará”.

Los factores que impulsarán a la economía a la baja son para la calificadora: el déficit fiscal, la tensión internacional por el conflicto con los fondos buitre y una “institucionalidad débil con poca previsibilidad sobre las medidas a tomar”. Además, el nivel de las Reservas internacionales preocupan al organismo, que las ubica en torno a los 25 mil millones de dólares para fines de este año y en los 20 mil millones de dólares para 2015.

“Las reservas es uno de los principales indicadores que estamos viendo para calificar la deuda de la Argentina, porque es el único medio que tiene el país para pagar su deuda”, explicó Torres y advirtió que “en este momento son una especie de luz amarilla en el tablero, que creemos que puede ser roja cuando se acerquen a los 20.000 millones”.

¿Devaluación inminente?

La salida de Fábrega del Banco Central producida ayer pueder ser leída como una resistencia del Gobierno a devaluar. Sin embargo, los analistas de Moody´s advirtieron que, tarde o temprano, depreciar la moneda va a ser la única salida que le quede al Gobierno frente a la encrucijada del tipo de cambio.

“El Gobierno terminará produciendo una devaluación y el tiempo dependerá mucho de las expectativas”, afirmó Torres. También agregó que no existe una única forma: “podría ser que eleve las metas de devaluación mensual, que se aceleren las devaluaciones diarias o bien producirla de golpe”.

“El año pasado la respuesta a la pérdida de reservas fue devaluar. Hoy ese diferencial de competitividad ya se perdió a causa de la inflación del orden del 30% anual”, dijo.

Deja tu respuesta