La inflación en Argentina, mucho más que una sensación

Esta semana se dieron a conocer las cifras de inflación calculadas por las consultoras privadas y por el propio INDEC. Ahora se conoce un estudio que analiza las expectativas de los argentinos sobre la aceleración de precios. Entre el 41,6% anual que registraron los legisladores de la oposición que miden la “inflación Congreso” y el 19,01% que midió el Índice Nacional de Precios al Consumidor, la expectativa de la media  nacional ronda el 35% de inflación anual. 

Los datos surgen del reporte mensual que la Universidad Torcuato Di Tella realiza.  “La inflación esperada por la gente a nivel nacional para los próximos doce meses se mantiene en el máximo histórico de 35%, sin cambios respecto al pasado mes de septiembre, según la mediana de las respuestas”, informó la institución. 

Del estudio también se desprende que en la zona de Capital y Gran Buenos Aires, lugares donde primero se implementó la estrategia gubernamental de acuerdo de precios conocida como Precios Cuidados, la expectativa de inflación cae; mientras que en el interior del país, la sensación de un aumento generalizado de precios es mucho mayor. 

Un problema sin solución aparente

La inflación en Argentina no se debe únicamente a causas económicas, sino que factores como el temor social, la especulación o el contagio influyen en el incremento de los precios.  Por esto, conocer cuáles son las expectativas de los ciudadanos puede servir para prever cómo continuará la tendencia. 

El consenso de los analistas de mercado coincide en que las medidas del Gobierno no llegan a resolver la inflación, como madre de todos los problemas de la economía nacional. 

Los Precios Cuidados, los programas de crédito a tasa subsidiada para inversión como para bienes de consumo, resultaron pobres paliativos para atenuar el ritmo de alza de los precios,frente a una expansión del gasto público alimentado con emisión del Banco Central.

Para peor, las tensiones cambiarias que generan los desincentivos a los sectores generadores de divisas, con controles, cupos y retenciones, junto a las necesidades de importación de energía,contribuyeron a afectar las expectativas inflacionarias a pesar del contexto crecientemente recesivo.

Conocer las expectativas de la economía local sirven para ayudarlo pensar una buena inversión. Siga las novedades de los mercados y los consejos de nuestros analistas en el newsletter semanal de Inversor Global. Si aún no lo recibe, haga click aquí y solicítelo.

Deja tu respuesta