¿En qué momento el Estado debe intervenir en la economía?

independencia financiera intervercion estatal

Ortodoxos versus heterodoxos, pro mercado versus pro intervención, conservadores versus liberales. Las etiquetas y las divisiones si bien sirven para englobar y reconocer políticas y posturas generales, poco ayudan a entender y aplicarse en la práctica. Para esto, en cambio, es necesario analizar cada situación en particular y a través de esta revisión, llegar a conclusiones.

En esta línea, los hechos históricos prueban que, en determinadas situaciones, la intromisión del Gobierno en la administración de bienes y riqueza ha resultado realmente exitosa. Sin embargo, en tantas otras, ésta fue un fracaso. ¿Por qué y cómo varía?

Ernesto Stein, economista principal del Banco Interamericano de Desarrollo, BID, y coeditor del recientemente publicado libro “¿Cómo repensar el desarrollo productivo?”, explicó en un artículo del sitio de la BBC algunos criterios básicos para una intervención estatal exitosa.

Toda intromisión comienza con una pregunta: “¿cuál es la falla del mercado que la intervención intenta subsanar? Si no se identifica una falla, mejor no intervenir en la natural independencia financiera. Pero además la intervención tiene que estar bien diseñada y por último, contar con los instrumentos institucionales para que su ejecución sea exitosa”, señala Stein.

Así, si bien en Brasil el Estado fue clave en la creación de uno de los raros casos de marca propia de América Latina reconocida a nivel internacional (la aeronáutica Embraer), fracasó con el sector informático. También en la Argentina la intervención en el mercado del arroz convirtió al país en uno de los líderes a nivel mundial, pero en Costa Rica resultó un fracaso.

Contrario a los dogmas, la mano del Estado ni garantiza el éxito ni es sinónimo de fracaso.

Por que claro, si uno se deja llevar por la teoría, desde el liberalismo, el Estado no debe de intervenir en la economía ya que el mercado es el sistema regulador en la economía; desde el socialismo, este sí debe intervenir en la economía por que el mercado crea desigualdades en la riqueza y desde un sistema de economía mixta, se considera que el Estado debe intervenir solo moderadamente para ofrecer servicios que las empresas privadas no ofrecen y que son básicos.

Lo más llamativo, es que un mismo tipo de intervención puede funcionar en un país y fracasar en otro. Por ejemplo, el modelo industrial más aplicado en América Latina fue la “sustitución de importaciones”, teorizada por la Comisión Económica para América Latina de las Naciones Unidas (CEPAL) en 1951, pero más o menos vigente desde la crisis del 30.

Este modelo, surgido de la necesidad durante la recesión mundial del siglo pasado, se basaba en una política proteccionista, consistente en reemplazar manufacturas extranjeras con productos de empresas nacionales que impulsaran la plena industrialización.

A partir de los 70, el neoliberalismo criticó este modelo por “ineficiente, inflacionario y poco competitivo”.

Sin embargo, según Ha-Joon Chang, experto en temas de desarrollo de la Universidad de Cambridge y autor de “Malos Samaritanos” y “Las 23 cosas que no le dijeron sobre el capitalismo”, fue el modelo que aplicaron todos los países.

“Lo vemos en la historia económica de Inglaterra en el siglo XVII que escribió el autor de Robinson Crusoe, Daniel Defoe. El proteccionismo inglés solo viró al libre comercio cuando se convirtieron en potencia. Estados Unidos fue el país más proteccionista del mundo durante el siglo XIX y las primeras décadas del XX. La lista es larga e incluye entre otros a Francia, Japón, Noruega y mi propio país, Corea del Sur”, indicó a BBC Mundo.

Según la publicación de la BBC, el modelo de Corea del Sur ha tenido gran impacto porque dio el salto al desarrollo con la exportación de marcas reconocidas a nivel mundial (Hyundai, Samsung, etc.) aplicando las recetas clásicas de la sustitución de importaciones: subsidios, proteccionismo, planes estatales, intervencionismo.

Por lo tanto, se puede concluir que una política económica intervencionista no dependerá sólo de la forma en la que se lleve a cabo, sino también del tiempo y lugar en donde se desarrolle. Así, determinadas intromisiones serán exitosas, y otras tantas fracasarán.

Si desea recibir un informe detallado con ejemplos a lo largo de la historia de intervenciones estatales que resultaron exitosas o por el contrario, condenaron a un sector, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Además, nuestros expertos le mostrarán cómo seguir el camino a su independencia financiera. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta