¿Cuál es tu situación actual?

Si no sabés con exactitud de cuánto dinero disponés, no te culpo ni mucho menos. Pero si empezás a interesarte por cambiar tu situación financiera y decidís dedicarte a generar más dinero, es necesario que hagas un esfuerzo (mínimo) por saber lo que tenés.

Coincidirás conmigo en que no podés llegar a una conclusión seria sobre la riqueza que querés generar, si ni siquiera sabés cuánto tenés en tu haber.

Por eso, antes de ayudarte a planear tu táctica para generar riqueza –es decir, antes de que planeemos cómo alcanzar tu objetivo– necesitamos saber cuánta riqueza tenés actualmente.

Averigüémoslo. Es algo muy sencillo que resolverás en cuestión de minutos.

Agarrá lápiz y papel y hacé una lista de todos tus activos. Por activos quiero decir acciones, bonos, metales preciosos, dinero en cuentas personales para la jubilación, plazos fijos, cajas de ahorro, etc.  También podés incluir el valor (el valor de venta, verdadero y actual, no te engañes a vos mismo…) de cualquiera de tus posesiones con valor alguno, como por ejemplo, joyas, piezas de arte, estampillas, oro o distintas antigüedades.

Ahora, te voy a dar una instrucción que contradice todo lo que escucharás de casi cualquier planificador financiero: Al contar tus activos, no incluyas el valor de tu vivienda, auto o cualquier otra posesión de la que nunca te desprenderías.

Aunque efectivamente son activos con valor, tené en cuenta que casi seguro los querrás conservar durante tus años de jubilación. Más aún si podés alcanzar la independencia financiera mientras tus hijos siguen viviendo con vos. Si te jubilás cuando tus hijos hayan crecido y se hayan ido de tu casa, es posible que elijas vender tu casa y comprar una más barata.

Te recomiendo no poner entre tus activos a tu casa porque estoy a favor de conservar lo que uno tiene todo el tiempo que lo desee. Si lo lográs, será un triunfo financiero que vas a recordar el resto de tu vida.

Pero terminemos de definir tu patrimonio neto…

Ahora que ya tenés una lista completa y sincera de tus activos, hacé otra lista con tus deudas, incluidas las deudas con la tarjeta de crédito, créditos personales, hipotecas, deudas de negocio, etc.

A continuación restá las deudas a los activos que hayas contabilizado y  así obtendrás tu patrimonio neto.

Si el mismo es menor a $300.000, probablemente no tengas el suficiente dinero como para jubilarte. Es así de simple. Salvo que quieras trabajar hasta el fin de tus días, vas a necesitar más de esa cifra en inversiones que produzcan ingresos para vivir una vida decente durante tu jubilación.

Pero no te preocupes, ni te entristezcas, ni te frustres. Estás recibiendo material preparado por profesionales que tienen mucho material preparado para que alcances tus objetivos de riqueza.

Espero que la cuenta que realices te deje un número interesante. Y si tu patrimonio neto resulta inferior a lo que pensabas, tené en cuenta que al menos ya tenés una radiografía exacta de la riqueza con la que contás.

Mark

P.D.:Tener muchas fuentes de ingresos es fundamental. ¿Cuántas tenés ahora? ¿Una pensión? ¿Dinero en el banco? Todas estas no son suficientes. No son suficientes porque  –dejando de  lado el dinero en el banco–no tenés control sobre ellas. En el Club para Generar Riqueza de Inversor Global no me canso de repetirlo y muchos de los suscriptores ya pudieron comprobar cómo cambia la vida una vez que se multiplican los ingresos de dinero.

Deja tu respuesta