¿Conviene invertir en Brasil luego de la reelección de Dilma Rousseff?

 

Este domingo, Brasil se dirigió a las mesas de votación para desempatar entre la actual presidenta, Dilma Rousseff y el candidato que competía para quedarse con el cargo de Presidente, Aécio Neves. Debido al sistema de voto electrónico con el que cuenta Brasil, no fue necesario esperar mucho tiempo para que se confirmara que la candidata del Partido de los Trabajadores se permanecería como jefe de Estado por cuatro años más.

Una de las preguntas que más se hacen tanto en el país como en el mundo es: ¿qué pasará con la economía de Brasil? La nación ha caído en un estancamiento debido a la falta de interés de sus bienes en el exterior, además de que las medidas intervencionistas de Rousseff para tratar de mantener el flujo de capital inversor y un sector empresarial activo no han tenido el efecto deseado.

¿Convienen las inversiones en Brasil?

Si la pregunta la hubiese hecho hace unos años, la respuesta habría sido afirmativa. Sin embargo, las condiciones han cambiado fuertemente y parte de las razones por las que ya no es tan beneficioso apostar a Brasil se deben a la Presidenta.

La confianza de los inversores y de Wall Street está actualmente en mínimos. De acuerdo con un artículo publicado por la agencia de noticias Reuters, éste era uno de los mercados emergentes predilectos de Wall Street, pero la desaceleración de China y Europa han sido parte del problema.

El mismo ex multimillonario brasileño, Eike Batista, después de estar en los primeros lugares de la lista Forbes hace unos años, hoy se encuentra con un patrimonio negativo de 1.000 millones de dólares y todo debido a que sus empresas dentro del sector de commodities como el petróleo y el mineral de hierro decepcionaron en cuanto a reservas y ventas.

¿Bastan las promesas de Rousseff?

Durante su discurso de victoria, la reelecta mandataria -que comenzará su segundo período el próximo 1 de enero- habló con un tono conciliador y dijo que planea trabajar con la oposición y todos quienes quieran ayudarle a impulsar nuevamente la economía.

Entre los problemas que debe resolver de forma urgente se encuentra el freno a la creciente inflación y a las cuentas fiscales del país, y la atracción de las inversiones. Si Rousseff no logra ordenar las finanzas públicas, Brasil se enfrentaría a una reducción en su calificación crediticia el próximo año.

Hay muchas visiones escépticas en cuanto a los métodos que utilizará la presidenta, y si éstos en realidad conducirán a una salida del estancamiento.

De acuerdo con un asesor económico brasileño, consultado por Reuters, la jefe de Gobierno no implementó ningún cambio durante su primer período, por lo que no espera que lo haga en un futuro.

Es por esto que los mercados tampoco tiene muchas esperanzas de ver que se hagan profundas reformas en el presupuesto, las pensiones, los impuestos y otros factores que presionan las finanzas públicas.

Por el momento, lo más adecuado será consultar atentamente con un asesor financiero sobre alguna alternativa que sea beneficiosa para su cartera de inversión.

No olvide que Inversor Global le puede dar una mano en su camino para lograr mejores ganancias. Por medio del Newsletter semanal, al cual puede suscribirse gratuitamente, nuestros expertos económicos le seguirán entregando recomendaciones sobre inversión y economía. Para recibir gratis nuestro Newsletter, sólo haga click aquí.

Deja tu respuesta