¿Cómo afectará el triunfo de Dilma Rousseff a la Argentina?

independencia económica brasil argentina

En una segunda vuelta electoral muy peleada, la presidenta Dilma Rousseff logró la reelección al conseguir el respaldo del 51,64% de los votos por lo que gobernará hasta 2019. De esta manera, el Partido de los Trabajadores consigue su cuarto mandato consecutivo y, a pesar de que la Argentina tiene independencia económica, el resultado electoral afectará al país: ¿para bien o para mal?

En el artículo publicado por Inversor Global titulado “Rousseff y Neves a balotaje: ¿cuáles son sus principales propuestas económicas?”, se explicaba que de ganar, Dilma iba a defender el bloque comercial Mercosur, y también la unión de gobiernos sudamericanos Unasur; en detrimento de Aécio Neves, que privilegiaba las relaciones comerciales con Estados Unidos, Europa y las economías más dinámicas de América Latina, como México. Por eso, de buenas a primeras, era válido afirmar que a la Argentina le convenía el triunfo de Rousseff.

Sin embargo, si se quiere ser más contundente, se puede asegurar que lo que -en definitiva- necesita la Argentina es que Brasil crezca ya que lo peor que podría suceder sería que el país no demande. En esta línea, en un artículo publicado en el diario El Cronista, se afirma que el gran desafío que deberá enfrentar en los próximos meses la nueva gestión presidencial de Dilma Rousseff, son las estancadas tasas de crecimiento.

En esta dirección, los especialistas advierten que no hay que esperar cambios drásticos por parte de Dilma, aunque sí algunas señales concretas en el corto plazo: “Quién va a ser la figura económica clave es un elemento central”, advirtie en la publicación el economista Dante Sica, director de Abeceb.com, en alusión a las expectativas de reemplazo del ministro de Hacienda, Guido Mantega.

Asimismo, la presidenta “va a tener que negociar más, incluso con el estabhisment que votó en su contra, porque va a haber más equilibrio político en Brasil”, remarcó el diputado del Frente renovador y referente de la cúpula de la UIA, José Ignacio de Mendiguren.

Para Aldo Abraham, de la Fundación Libertad y Progreso, la reacción de Dilma ante el resultado de las urnas requiere de señales firmes en materia de reformas estructurales. Pero, solo Ricardo Delgado, quien integra el equipo económico del Frente Renovador planteó que éstas vengan del lado de una devaluación del real en el corto plazo, situación que multiplicaría la tensión en la relación con algunos sectores industriales de la Argentina.

Para Delgado, la posibilidad de reformular el tipo de cambio en el vecino país constituye una salida factible para generar condiciones favorables para recuperar la senda del crecimiento económico ante los límites que presenta la dinámica del consumo interno.

En contraposición a aquellos especialistas que no esperan cambios significativos, el oficialismo argentino celebró anoche el resultado electoral ya que el escenario favorecería la oportunidad de estrechar lazos entre ambos gobiernos. En esta línea, el economista Alejandro Rossman del Conicet opinó que la continuidad de la gestión del PT en Brasil permitirá avanzar con la concreción del Banco del Sud y la creación de un fondo de divisas para estabilizar la situación de los países de la región.

Si desea recibir un informe detallado con las consecuencias económicas del triunfo de Dilma Rousseff, no deje de suscribirse a nuestro Newsletter gratuito de Inversor Global. Además, nuestros expertos lo podrán guiar en el camino de su independencia económica. Si todavía no lo recibe, hágalo con un click aquí.

Deja tu respuesta